compartir en:

“Quiero recuperar a mi nieto, pero en el albergue sólo me daban largas”, expresó Juliana Duarte, abuela de uno de los 19 menores rescatados del centro Amor para Compartir.
Después de enterarse que un niño escapó del lugar y varios menores fueron rescatados por el DIF, de inmediato comenzó a buscar a su nieto, de nombre Daniel, quien tiene tres años de edad.
“Hasta hoy en la mañana logré encontrarlo, me dijeron que estaba en el DIF de Temixco y se encuentra bien, lo que da tranquilidad, yo no quiero que él sufra”, dijo.
Compartió con Diario de Morelos que su nieto fue ingresado al albergue luego de que determinarán omisión de cuidados por parte de la mamá del pequeño, “desde hace dos años él se encuentra ahí y cada quince días tengo la oportunidad de verlo, pero solo por una hora”, y aunque solicito que las visitas sean semanales, no se lo autorizaron.
La señora Duarte sospecha que en el albergue  le daban largas para atender el caso de su nieto a quien ella tenía que llevarle pañales, toallas húmedas y otros productos, además de que le pedían el pago mensual de 150 pesos “para  los gastos del menor”.
Confía en que ahora que está a cargo del DIF sea más rápido el proceso para lograr recuperarlo, pues  dice que le duele estar lejos de su pequeño.
“Me asusta que me dicen en el albergue que como está pequeño y casi no lo visito pronto me olvidará. Hace poco me dijeron que si Daniel lloraba cuando estuviera con él ya no me lo dejarían ver, lo cual se me hace injusto, por eso ruego a Dios que mi niño no llore, si no, me lo quitan”, expresó la afligida abuela. i