Para 2018 se espera que 1.3 millones de robots industriales estén instalados en fábricas de todo el mundo; la industria automotriz es la que más implementó en los últimos años.

La tecnología irrumpe en el empleo haciendo que algunas habilidades sean obsoletas. Esto sucede en todo el planeta. Las crisis económicas, los ajustes, las reducciones de personal de las empresas y la pérdida de capacitación para la tarea requerida suelen ser factores que pueden poner en riesgo miles de puestos de trabajo en diferentes áreas de la economía.

 

La clase trabajadora mundial deberá preocuparse de que su puesto no lo ocupe un robot en el futuro cercano.

 

Según la Federación Internacional de Robótica, se estima que entre el 2015 y 2018 serán 1.3 millones los robots industriales instalados en fábricas de todo el mundo. En diferentes países podrían reemplazarse hasta el 85% de los empleos manufactureros por máquinas.

América Latina sigue esta tendencia.

En México, entre 2014 y 2015 las órdenes de estos aparatos se triplicaron a más de 6,000 unidades, según la Asociación Industrial Robótica.

Brasil duplicará su capacidad instalada entre 2014 y 2018, según la Federación Internacional de Robótica (IFR por sus siglas en inglés).

 

La región crece en uso de estas tecnologías, especialmente entre los más industrializados. La pregunta es si esos robots en las fábricas se traducirán en pérdidas de puestos de trabajo.

 

Y las proyecciones de la IFR no son auspiciosas a ese respecto. Los trabajadores industriales de Estados Unidos y de Etiopía son los que tienen más probabilidades de perder su empleo y ser reemplazados por un robot, ya que se calcula que el 85% de los puestos pueden sustituirse por máquinas.

 

Nota recomendada Por qué Apple quiere convertirse en una compañía eléctrica

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...