Como ya sabemos, los malos hábitos alimenticios y el sedentarismo provocan sobrepeso y obesidad en las personas, pero estos problemas también se ven reflejados en las mascotas como los perros, gatos y otros animales de compañía. La profesora de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM, Ylenia Márquez Peña, explica que esta condición en la mayoría de los casos está asociada con el estilo de vida de los dueños.

Se ha comprobado que las personas que no tienen un horario fijo de comida, consumen gran cantidad de alimentos ricos en carbohidratos, azúcar y grasas y no tienen ningún tipo de actividad física, por lo tanto su comportamiento se reproduce a las mascotas.

“Consideran que si sus mascotas están gordas son más graciosas y saludables; sin embargo, deben entender que no es así”, comenta la profesora.

La mejor alternativa para evitar los daños a la salud tanto de las mascotas como de sus dueños es informar a las personas de la importancia de una alimentación adecuada, hacer actividad física y no ver a la comida como una forma de consentir o motivar a su mascota.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...