compartir en:

Se han tenido accidentes por el uso de estos aparatos, como explotar en la cara de las personas o que se provoque algo llamado “pulmón de palomita de maíz”, ahora estos dispensadores de nicotina están causando cáncer.

Según algunos estudios realizados en el Lawrence Berkeley National Laboratory, muestran que el vapor emitido por los cigarros electrónicos contiene dos sustancias químicas consideradas como probables carcinógenos, propilenglicol y glicerina.

Es momento de buscar alguna buena solución para estos problemas, la principal que podría mejorar la salud es no fumar.