En 1945, Yoshigei Nakatani lo creó y hasta 1980 dominó el mercado con la empresa Nipón.

Yoshigei Nakatani inventó este producto en un taller del mercado de La Merced en la ciudad de México; ahí mismo se ubicaban sus clientes. “Mi abuelo iba con su diablito a vender lo que había producido en la mañana, el objetivo era sacar el día a día”– nos dice Claudia Chieko Nakatani, directora de la compañía, y nieta de Yoshigei.

Entre 1950 y 1975 los clientes de Nipón fueron mayoristas de La Merced y la Central de Abastos, lo que permitió que el negocio pasara de ser un taller a una empresa registrada en 1975 y una marca para el cacahuate en 1977, pero el producto y el proceso para elaborarlo nunca se patentaron.

El mercado del cacahuate japonés explotó en 1980. Otras marcas salieron al paso mientras Nipón empezaba a satisfacer la demanda de las tiendas de autoservicio y las maquilas; Nipón comenzó a perder terreno, al grado de ocupar actualmente el tercer lugar de ventas en México, después de empresas como Sabritas y Barcel.

Esta nota no pretende romper tus ilusiones ni mucho menos ser una disertación del cacahuate, fue escrita con el fin de tener un dato para platicar entre amigos o extraños.

 

Con información del Diario de México

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...