El amor de madre e hijo  y la pasión por la escultura han unido de una manera especial a Uli Solner y Fer Schepsky, dos grandes y reconocidos escultores, quienes  se han forjado a nivel nacional e internacional por su larga y destacada trayectoria.
Por su parte, Paulina Castellanos, una talentosa pintora, quien en la actualidad radica en Cuernavaca, fusionó su talento con los dos reconocidos escultores en una exposición inaugurada recientemente  en un restaurante del centro de la ciudad, lugar al que arribaron amigos y familia de los artistas, que fueron testigos del talento único de Castellanos, Solner y Schepsky.
Una muestra de pintura y escultura que logró increíbles resultados finales como “Flora”, “Meditación”, “Listón”, “Hechizo”, “Florero”, “Fósil”, “Invierno” y “OM”, siendo once trabajos realizados bajo la técnica de encausto y una más en técnica mixta con policromo titulada “Expresiones”. Mientras que los escultores presentaron “Relieve”, “Bailarina Hindú”, “Buda” y “Los 8 budas de la sanación”, siendo éstas una inspiración de la cultura Hindú. 

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...