Jiutepec, MORELOS.- El incremento registrado a inicios de 2017 en el precio de las gasolinas ha provocado que el consumo de etanol como biocombustible, por parte de automovilistas, se haya disparado en Morelos hasta 600 por ciento, ante el ahorro que representa de al menos 30 por ciento.
En la entidad, los principales consumidores del derivado de caña son taxistas, aunque cada vez más choferes de vehículos particulares se acercan a alguna de las dos estaciones dispensadoras, o “etanolineras”, para aclarar sus dudas respecto de si el modelo de sus vehículos puede usar etanol.
Por el momento, la venta en Morelos de dicho biocombustible, proveniente de destiladoras ubicadas en el Estado de Veracruz, se lleva a cabo en los municipios Temixco y Jiutepec (a 13.50 y 14 pesos, respectivamentemente).
De acuerdo con quienes expeden en las “etanolineras”, los vehículos cuyo modelo es anterior a 2015 deben iniciar con 10 por ciento de etanol y el resto con gasolina; paulatinamente, incrementarán el porcentaje hasta llegar a abastecerse con 50 por ciento biocombustible y 50 por ciento gasolina Premium o Magna.
Los únicos vehículos que pueden usar etanol al 100 por ciento son a partir de los modelos 2016 llamados “de combustible flexible”, cuya leyenda dice “Flexifuel”, “Total Flex”, o “Flex Power”.
De acuerdo con expendedores de etanol en Morelos, si el automovilista no respeta la mezcla paulatina habrá fallas en su vehículo debido a que la gasolina deja metales en el filtro, tanque y tuberías, y el exceso de etanol (alcohol) prácticamente arrasa con dichos residuos.
Ello provoca taponamientos, principalmente en el filtro, lo cual genera “tirones”, o que el motor pueda apagarse; los “etanolineros” aseguran que con cambiar el filtro se normaliza el andar del auto.
Para los dispensadores de etanol el biocombustible trae benefecios en economía para el chofer y limpieza para el medio ambiente.

Piden estar pendientes de desperfectos
El etanol en autos de uso constante, como los taxis, puede generar daños a corto plazo. Para evitarlos deben:

Revisar que los ductos no estén desgastados.
Dar lavado al motor para quitar lo carbonizado.
Cargar en la “etanolinera” durante la mañana, o noche.
Checar que las mangueras de caucho (en los rieles) no estén cuarteadas.
Lavar eventualmente los inyectores mediante ultrasonido.

DESVENTAJAS
En inyectores
Podrían llegar a taparse debido a  los residuos de  gasolina que el etanol limpia. En los modelos anteriores a 2015,  a la larga sufren corrosión.

Calentamiento
Debido al alto octanaje del etanol hay más potencia en el motor, pero a mayor velocidad los pistones se sobrecalientan y hay riesgo de que se carbonicen.

VENTAJAS
Residuos
El etanol actúa en el motor como solvente, pues limpia el tanque de gasolina, mangueras, filtro e inyectores.

Buscan opciones buenas y baratas
El país pionero en utilizar etanol como biocombustible para vehículos fue Brasil, a principios del actual siglo, ante la urgencia provocada por el agotamiento de fuentes no  renovables de energía a nivel mundial.
En México, el 90 por ciento de la energía producida está basada en hidrocarburos (petróleo, gas y condensados), los cuales han registrado aumento en los mercados internacionales; por ende, el consumidor lo resiente.
Es por ello que el consumo de etanol como biocombustible, desde inicios de 2017, se ha incrementado en Morelos, gracias al bajo precio y ahorro que implica para el automovilista, ante el aumento en el precio de la gasolina.

SIEMBRA DE CAÑA
Todo inicia en los campos mexicanos de cultivo de caña.

COSECHA
El departamento de campo se encarga de garantizar al cañero la eficiente y oportuna cosecha del cultivo, ya sea manual o  mecanizada.

TRANSPORTACIÓN
Un equipo de transporte es asignado a cada grupo de cosecha.

INGRESO
La caña es ingresada para ser industrializada, y se toman muestras de la materia prima para determinar su concentración de azúcar y frescura.

MOLIENDA
Sólo la caña que cumple con los estándares de calidad es ingresada a la molienda para la extracción de azúcares.

FERMENTACIÓN
El jugo de caña obtenido  es  preparado para  fermentar, mediante levadura, en tinas especiales, lo cual tarda 24 horas.

DESTILACIÓN
El etanol es separado de las mieles mediante proceso de evaporación; posteriormente, es condensado para retirarle impurezas y humedad.

DESHIDRATACIÓN
Partiendo de etanol al 96 por ciento, se deshidrata con tamices moleculares para  obtener etanol anhidro al 99.5 por ciento.

ALMACENAMIENTO
El etanol ya vuelto combustible es almacenado en enormes tanques de acero al carbón, o de acero inoxidable.

TRANSPORTE
El combustible de etanol es transportado en autotanques de acero inoxidable que cumplen con la normatividad federal vigente.

ESTACIÓN DE SERVICIO
Es la infraestructura desarrollada para la venta al público, de conformidad con la normatividad internacional para la venta de combustibles.

USUARIO
Finalmente, los consumidores  adquieren el producto en las ‘etanolineras’.

 

Por: Guillermo Tapia / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...