CUERNAVACA, MORELOS.- Pablo Miguel Efrén García Castro nació el 29 de junio de 1911, y este jueves celebró 106 años de vida junto a tres de sus hijos.
Originario de Toluca, Estado de México, Pablo Miguel es un hombre que ha vivido en carne propia la historia, desde la Revolución hasta el inicio de la vida democrática del país; ha conocido 29 presidentes de México y ha sido testigo de innumerables episodios.
A pesar de sus más de cien años, Miguel García goza de buena salud, camina con el apoyo de una andadera y aunque tiene dificultad para oír y ver, en general su estado de salud es bueno, pues es disciplinado en el comer y dormir.
Sus hijos, Celina, Paulina y Miguel, García Bravo, comparten con Diario de Morelos  el amor que sienten por su padre, “un ejemplo de amor y respeto”, ha sido para ellos. Hace dos años falleció doña Josefina Bravo Sánchez, con quien el señor Pablo Miguel estuvo casado por 74 años.
Sus descendientes aseguran que  su padre les cuenta que el secreto de la longevidad es comer poco, pero bien, y dormir mucho, así como ser una persona de fe.
Para celebrar sus 106 años, don Miguel pidió celebrarlos con una misa para dar gracias  y después una comida familiar, ambiente propicio para recordar los pasajes de su vida que lo dejaron marcado.
Entre las anécdotas, dice que cuando era un niño, en su casa tenían un corral con gallos y gallinas; “afuera teníamos el baño y yo fui a hace pipí, al pasar un gallo me picó, lloré y le grite a mi mamá y ella me curó; quedé bien”, recuerda don Miguel entre sonrisas.
En quellos tiempos, en la  que el servicio de energía eléctrica no era eficiente, se fue la luz un día, estando en su casa con sus hermanos,
“Yo no sabía y pensé que me había quedado ciego, abría los ojos y no podía ver; alarmado le gritaba a mi mamá. Me asusté porque pensé que me había quedado ciego; después me explicaron que no había luz”.
Miguel García trabajó en la extinta Compañía de Luz y Fuerza, ahí se jubiló; él entró cuando compañías extranjeras se encargaban de ofrecer el servicio de energía en el país.
Desde hace años vive en Cuernavaca, sus hijos, nietos y bisnietos están cerca de él,  y tiene enfermeras que lo asisten y atienden.

"A mi papá le gustó la pintura, pero comenzó a practicar a los 80 años, durante 10 años mantuvo esa actividad, también le gustaba la fotografía.” Celina García Bravo, hija de don Pablo Miguel

Saludable. Comer poco y bien,  dormir más y tener fe, es la disciplina que sigue  el longevo don Miguel.

Por: Marcela García /  [email protected]
 

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...