compartir en:

Ni las bardas, como ésta, hecha con piedra de río en avenida Álvaron Obregón, se salvan de los grafitis. En otras colonias es ya arte urbano.
Foto: Luis Flores / DDM