compartir en:

Cuernavaca.- Su nombre es Rodrigo Bahena Vázquez, pero todos lo conocen como “Rocho”, un chico de 22 años que ama patinar y le apasiona la fotografía. 
Este chavo de la colonia Ampliación Bugambilias es uno de los casi 200 jóvenes morelenses que esta tarde estarán en el centro de Cuernavaca festejando el Día Internacional del Skate.
Casi toda su vida la ha pasado arriba de una patineta, gracias a su hermano, quien le enseñó los primeros trucos.
“Empecé porque cuando era muy chico, 6 o 7 años. Mi hermano era alocado igual que yo y andaba en la calle. Tenía muchos amigos, unos eran grafiteros, otros punk y otros skatos. 
“Dicen que somos delincuentes, que molestamos a la gente, que nos pasamos haciendo males, pero no es así.
“Mi hermano me enseñó a hacer varios trucos, como el ollie, que es cuando alzas la patineta (...) desde ahí empecé. 
“Todo el tiempo era patinar. Me mandaban por las tortillas e iba en la patineta”, dice “Rocho”, quien argumenta que desde los 15 años empezó a practicar en forma este deporte.
“La mayoría lo agarran de moda, no lo aman como debe ser. 
“Las personas que llevamos más tiempo es porque lo amamos, es lo único que hacemos. Si se puede todo el día, todo el día se patina”, señala Rodrigo, quien se quedó con las ganas de ser un skater profesional y vivir de esto.
Tiene ganas de salir adelante. Afirma que le encanta la fotografía, una carrera que le podría permitir seguir de cerca el deporte que ama.
“Es algo muy raro y padre. A un amigo en la Prepa le gustaba ir a casas de empeño, un día me dijo ‘vamos a ver qué encontramos’.
“Me llamó mucho la atención una cámara, no estaba rodeado eso, antes me fotografiaban a mí, nunca me llamaron la atención esas personas que daban su tiempo para mí.
“La compré en 500 pesos, y desde ahí empecé. No sabía nada, pero las personas que me iban rodeando me iban enseñando. 
“Me metí a cursos de manejo básico, quería estudiar, pero es caro.
“Ahora intento combinarlo (la fotografía con el skate) y así hacer una ‘escena’ un poco más fuerte en Cuernavaca, espero que esto lo conozcan por medio de mi trabajo”, comparte Rodrigo.
Dice que a la gente le cuesta trabajo comprender que el patinar para ellos es todo en la vida.
“El punto principal es la libertad que te da, estar sobre una patineta, algo que que te impulsa a llegar muy lejos, y puedes expresar demasiadas cosas”, añade.

Por: Santiago Beltrán
[email protected]
fotos: luis flores