Después de casi ocho horas de audiencia, el juez primero de control decretó el auto de no vinculación a proceso de los cuatro policías que habían sido imputados acusados por el crimen de José Eduardo Ravelo Echevarría, ocurrido en días pasados en Mérida, Yucatán.

Los datos de prueba aportados por la defensa, que consistían principalmente en videos de las cámaras de la cárcel pública municipal y de comercios del centro de la ciudad, fueron suficientes para que el juez considere que no hay elementos para su no vinculación a proceso.
Ahora las autoridades estatales tendrán que realizar las investigaciones pertinentes para encontrar a los verdaderos responsables de este crimen.
En entrevista con el juez del caso, Rómulo Antonio Bonilla Castañeda señaló que una de las pruebas a favor de los policías es que la víctima, antes de morir mencionó "características de sus agresores y hablan de una corporación distinta a la de la Policía Municipal".
Como se informó, el  caso causó controversia al salir a la luz la denuncia interpuesta por José Eduardo Ravelo Echevarría, un joven veracruzano quien presuntamente llegó a Mérida con la promesa de un trabajo.

De acuerdo con información revelada por su madre, el joven dijo haber sido agredido por policías –al parecer municipales-, quienes también abusaron de él. En un documento presentado por la madre –quien el miércoles fuera atendida por el gobernador yucateco Mauricio Vila Dosal-; el joven murió a causa de los golpes que recibió.
Días después de que trascendiera el caso, los presuntos responsables fueron presentados ante la Fiscalía, lo que dio pie a una serie de vídeos que al parecer fueron pieza clave en el caso del joven veracruzano.  

En las primeras versiones se dijo que al joven se le detuvo por “parecer sospechoso”, pero más tarde un vídeo confirmaría la versión de que a José Eduardo lo detuvieron  ante la denuncia de un taxista, quien dijo haber sido agredido por éste.

“El chavo sí estaba drogado, quién sabe de qué rumbo era o qué hacía”, señaló el agredido en declaraciones a este medio. “Leí que llevaba cuatro meses en Mérida, que su madre no sabía de él, te imaginas qué está haciendo sin decirle nada a su familia”.

Cabe destacar que tanto las autoridades municipales como estatales se comprometieron con la madre del joven, María Ravelo Echevarría, a investigar el caso y hallar a los culpables de la muerte de su hijo.

"No importa si son policías municipales, estatales, del PEI o de la Guardia Nacional", declaró por su parte, doña María.

Ese mismo día, y de acuerdo con el abogado de la madre de la víctima, el gobernador se comprometió a que: aunque los ahora imputados salgan libres mañana tras la audiencia, el proceso no se acaba sino que continuarán las investigaciones para esclarecer el crimen. Siendo esta una clara promesa de justicia para la víctima.

 


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado