compartir en:

Cuernavaca, Morelos.- Una nena de cuatro años terminó con su dedito atorado en una banca de la avenida Morelos, de Cuernavaca, cuando se encontraba jugando mientras esperaba la ruta junto a su papá.
Ayer a las 14:40 horas, la pequeña Kelly Guadalupe, de cuatro años, estaba sentada con su papá en el paradero de rutas ubicado en la esquina de la avenida Morelos y calle Motolinía.
Desesperada porque la ruta no pasaba, la pequeña empezó a jugar e inconscientemente metió el dedo índice de su mano izquierda a un agujero de la banca donde estaba sentada.
Al ver la situación en la que se encontraba la niña, otras personas que esperaban la ruta trataron de liberar el dedo de Kelly vaciando agua sobre el asiento, pero los intentos fueron en vano.
Ante dicha situación el padre dio parte a los bomberos, quienes acudieron al lugar, cortaron la lámina de la banca con una segueta y con equipo hidráulico para poder sacar el dedo de la nena.
Paramédicos de la Cruz Roja arribaron al lugar, revisaron a la pequeña y determinaron que estaba bien, pero a pesar de ello fue trasladada al hospital del IMSS para que los médicos le sacaran una radiografía y descartaran una fractura.

La labor. Bomberos liberaron el dedo de la pequeña Kelly Guadalupe cortando parte de la banca de la parada de rutas.

 

Por:  DDM  staff  /   [email protected]