compartir en:

Un ligamento es una banda de tejido conjuntivo fibroso y muy sólido y elástico que une los huesos entre ellos en el seno de una articulación.
El ligamento permite el movimiento, pero evita también mover los huesos de modo excesivo, lo que previene  luxaciones en caso de movimientos forzados.
Las principales enfermedades de los ligamentos están relacionadas con los traumatismos; como esguinces leves, cuando las fibras de los ligamentos están demasiado estiradas, o esguinces graves, en caso de rotura ligamentosa.
Los ligamentos se clasifican tradicionalmente como:
1.- Acintados. Que pasan de un hueso a otro sin perder contacto en ningún momento con el hueso.
2.- Cordados. Que saltan de una estructura ósea a la siguiente.
Un ligamento muy importante en la estabilidad de la rodilla es el ligamento cruzado anterior, este ligamento conecta la parte postero lateral del fémur con la parte anteromedial de la tibia, pasando por detrás de la patela o rótula, esta unión permite evitar un desplazamiento hacia delante de la tibia respecto al fémur.
Una lesión de este ligamento puede ocurrir si se recibe un golpe fuerte al lado de la rodilla, o bien en la extensión excesiva de la articulación, o bien al cambiar la dirección al correr, se combinan movimientos de valgo forzado, rotación e hiperextensión de rodilla.
La mayoría de las rupturas del ligamento cruzado anterior suceden en la mitad del ligamento o el ligamento se separa del fémur.
El diagnóstico de la lesión debe hacerse por un médico facultado para ello; dentro de los signos clínicos están: Signo de Lachman y Cajón Anterior.
La Resonancia Magnética Nuclear de Rodilla es el estudio de elección para este tipo de lesión.
El tratamiento para la lesión es mediante la reconstrucción del ligamento; hay varias técnicas y puede hacerse mediante Injerto Tendinoso Autólogo (del paciente) o Aloinjerto (de cadáver).

* Traumatólogo y Ortopedista  Tel. 3 11 76 65

*Dr. Luis F. Camilo Delgado

 

¿Sabías que…?
El hilo dental se usa para retirar partículas de alimentos y limpiar la placa bacteriana, para mantener una excelente salud bucal.
Es conveniente para quienes usan prótesis, implantes y tienen espacios a los que el cepillo no puede llegar.
También son útiles los bastoncillos y los cepillitos interdentales.