Incluidos los diputados que votaron contra la reforma electoral de Morelos, todos se despacharon con la cuchara grande. Podrán ser reelectos hasta por cuatro períodos consecutivos, si por ellos y ellas sufraga la mayoría de los votantes y si tal es la situación hasta para un total de doce años; además, con la ventaja de no tener que separarse del cargo. No así los alcaldes y síndicos de la actualidad, quienes sí deberán dejar de cobrar por el puesto… pero incluso si no son reelectos tendrán chance de seguir enchufados a la ubre presupuestal, cobrando como regidores. Ventiladas las primeras reacciones, el diputado federal panista y aspirante a gobernador, Javier Bolaños Aguilar, se anticipó a favor de una controversia constitucional, “pues se oye bien reducir los integrantes de los cabildos y del Congreso local, pero qué mal que se incremente el presupuesto a los partidos políticos”. Esto, sustentó, cuando en el plano nacional hay una propuesta de reforma electoral que va por la reducción del presupuesto a los partidos políticos; contradictoria aquí la reforma, pues al ser de carácter constitucional los puestos de elección popular mientras los diputados locales que pretenden ser reelectos no dejarán el cargo, en cambio sí deberán dimitir los integrantes de cabildos. Una reforma a la que el presidente estatal de Morena, Miguel Lucía Espejo, calificó como atentado a la democracia y al principio de certeza jurídica, porque aparte de confundir a los ciudadanos abre la puerta al abstencionismo en los próximos comicios… El tema dará mucho de qué hablar en los próximos meses, inevitables las impugnaciones por medio de controversias constitucionales y posibles los “arrepentimientos” de legisladores del PAN y el PRI que la noche del miércoles se opusieron a la implantación de las enmiendas en el Código de Instituciones y Procedimientos Electorales y de la Ley Orgánica Municipal del Estado, pero que llegado el momento del 2018 también intenten ser reelectos por aquello de que vivir fuera del presupuesto es vivir en el error. Con obvia pero tardía dedicatoria al caso del ex futbolista profesional Cuauhtémoc Blanco Bravo, una de las nuevas reglas cancela a los candidatos el falseamiento del requisito constitucional de la residencia que ahora deberán comprobar no sólo mediante contratos de arrendamiento de viviendas que en realidad nunca habitaron, sino exhibiendo comprobantes de domicilio a sus nombres, como recibos de luz o agua potable. Bien, pero qué del dinero del financiamiento público. Lo perderán los partidos chiquitos que no logren cinco puntos porcentuales de la votación, en tanto los partidos grandes y medianos que consigan este o porcentajes mayores continuarán siendo mantenidos por el pueblo. Este año los once partidos con registro electoral en Morelos habrán recibido 84 millones 861 mil pesos por parte del Instituto de Procesos Electorales y Participación Ciudadana. En primer lugar, el de la Revolución Democrática (10 millones 541 mil 864 pesos), segundo, el Revolucionario Institucional (9 millones 549 mil 823), y así sucesivamente: PAN, 6 millones 956 mil 793; Morena, 6 millones 173 mil 888; Movimiento Ciudadano y Verde Ecologista, más de 5 millones 500 mil; Social Demócrata, 5 millones 177 mil 767; PT, 4 millones 542 mil 267; Humanista de Morelos, 4 millones 369 mil 982, y Partido Encuentro Social, 3 millones 890 mil 916. Total, casi 85 millones de pesos que en una reforma electoral concebida en beneficio del pueblo y no de la partidocracia servirían para obras y servicios públicos, y entonces que los partidos se rascaran con sus propias uñas, financiándose con las cuotas de sus militantes pero no con los impuestos de los mexicanos. No por otra cosa, sino por el negocio con el financiamiento público los dirigentes de Nueva Alianza y el Humanista ya presentaron recursos de impugnación en el Instituto Nacional Electoral y el miércoles lo harán ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, argumentado que la reforma electoral fue “en perjuicio de los partidos pequeños”. A los cuales en un país de veras democrático les espetarían: ¿quieren dinero? ¡Trabajen, huevones!.. HERIDOS trece policías estatales en la trifulca del viernes en Totolapa donde participaron golpeadores de Antorcha Campesina ex profeso traídos de los municipios mexiquenses de Ixtapaluca, Chimalhuacán y Texcoco, si los lesionados hubieran sido antorchistas ya habrían bloqueado el Zócalo de Cuernavaca. Fueron detenidos cuatro agresores, a los cuales la autoridad debe aplicar la ley. Y listo… ME LEEN MAÑANA. 

 

Por: José Manuel Pérez Durán

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...