compartir en:

Cuernavaca, MORELOS.- La titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso) del Gobierno del Estado, Blanca Estela Almazo Rogel, y el colectivo de artistas urbanos Mercury, develaron el mural “La Carola Rifa”, y la rehabilitación del parque Felipe Carrillo Puerto, de la colonia Carolina, dentro de la estrategia de rescate de espacios enmarcada en el Programa Nacional de Prevención de la Delincuencia (Pronapred).
La funcionaria estatal indicó que también se continúa en los polígonos establecidos dentro del Pronapred, con el programa Ponle color a Morelos, que consta en la recuperación de las fachadas para darle una nueva imagen a una colonia que antes estaba considerada por su propios habitantes, en el abandono de las autoridades.
“La entrega de este parque rehabilitado y la creación del mural por parte del colectivo Mercury, es la demostración de que cuando trabajamos unidos los ciudadanos y el gobierno, podemos alcanzar grandes resultados”, señaló Almazo rogel.
Afirmó que el trabajo de los jóvenes en el mural La Carola Rifa, en alusión a un barrio considerado bravo, pero no violento, sino que defiende sus raíces que lo ubican como la primera colonia alejada del centro de Cuernavaca, es una demostración de lo que los jóvenes están deseosos de expresar.
Asimismo, se hizo alusión a los trabajos de pintura que también se están realizando en el mercado Narciso Mendoza, enclavado en esa colonia y que presumen con el más antiguo de Cuernavaca, que ahora luce como en sus mejores tiempos, luego de que también fue abandonado a su suerte por muchos años, pero que ha resurgido en base al esfuerzo de los comerciantes
Los autores e integrantes del colectivo “Mercury”: Roberto Cortés, Ángel Valtierra y Jonathan Castillo, dijeron que esta obra es el inicio de un corredor cultural en el que se incluirán ocho espacios a lo largo de la colonia y concluirán en la estación de Los Chocolates, donde hoy se construye el Centro de Desarrollo Comunitario.

Corredor de cultura popular
Las ocho obras, de las cuales esta es la primera, narrarán la historia de este histórico barrio, considerado durante muchos años como una zona de alta peligrosidad y abandonada en su desarrollo urbanístico.

150 fachadas han sido pintadas como parte del Pronapred.

56 proyectos productivos de jóvenes se han  apoyado.

Por: Rogelio Ortega /  [email protected]