compartir en:

El árbitro Daniel Palencia Caballero se cansó de los múltiples insultos que recibió en un partido amistoso, que decidió terminar el encuentro. Previamente, hubo una trifulca y expulsiones.

En el duelo de pretemporada entre el Athletic y el Alavés, el jugador Alexis Ruano vio la tarjeta roja. Según medios españoles, el futbolista lanzó varios insultos, pero lo más grave fue que agarró con una mano la cara del colegiado.

Una vez expulsado, se encaró a escasos centímetros de mí, gritándome en tono amenazante: ‘¡Te lo digo a la cara, eres un hijo de la gran pu…!’. Justo después, me agarró fuertemente de la cara en actitud de desprecio”, según el acta arbitral.

Pero no pararon ahí los incidentes.

En los instantes finales del partido, se desató una trifulca entre jugadores de ambos equipos.

El nazareno explica que comenzó a recibir diferentes insultos y gestos de menosprecio, resultándole imposible identificar a los autores de los mismos para tomar las medidas disciplinarias. Debido a ello y aunado a la gravedad de la situación, “decidí suspender definitivamente el partido”.

Tras el encuentro, el jugador Alexis Ruano pidió disculpas a través de las redes sociales. Aún se espera el castigo que recibirá.