compartir en:

Nueva York.- Las poblaciones hispanas y afroamericanas se encuentran menos representadas de manera proporcional en las universidades de Estados Unidos en la actualidad que en 1980, de acuerdo con una investigación publicada por el diario The New York Times (NYT).

Difundida este jueves en su página de internet, la investigación apunta que incluso después de décadas de políticas de “acción afirmativa”, creadas para apoyar el ingreso a universidades de afroamericanos y latinos, estos grupos se encuentran ahora menos representados en estas instituciones que hace 35 años.

Los afroamericanos representan solo seis por ciento de los estudiantes de primer año de las universidades, pese a que componen el 15 por ciento de los estadunidenses en edad universitaria de Estados Unidos.

Es decir, existe en la actualidad una subrepresentación de menos nueve puntos porcentuales de afroamericanos en universidades de Estados Unidos, mientras que en 1980 esa brecha era solo de menos siete puntos porcentuales, de acuerdo con el rotativo.

Respecto de la población hispana, la brecha es aún más dramática. Más hispanos ingresan actualmente en escuelas de élite, pero el aumento no ha sido de la misma tasa que el enorme crecimiento de los jóvenes hispanos en Estados Unidos.

La población hispana compone el 22 por ciento de los jóvenes en edad universitaria en Estados Unidos, aunque sólo representan el 13 por ciento de los universitarios de primer año, es decir hay una subrepresentación de menos nueve puntos porcentuales. En 1980, esa brecha era sólo de menos tres puntos porcentuales.

El análisis del Times incluye 100 escuelas que van desde universidades públicas representativas hasta instituciones de primer nivel, conocidas como Ivy League. Tanto para hispanos como para afroamericanos la tendencia data por lo menos de 1980, cuando se empezaron a generar estos datos.

En general, afroamericanos e hispanos han ganado terreno en colegios y universidades menos selectivos, pero no en instituciones altamente rigurosas, dijo Terry Hartle, vicepresidente del Consejo Estadunidense de Educación, que representa a más de mil 700 escuelas de educación superior.

Pese a los efectos de la acción afirmativa, expertos consideran que la subrepresentación persistente a menudo se deriva de cuestiones de equidad que comienzan desde antes de la edad para ingresar a universidades.

Las escuelas primarias y secundarias con un gran número de estudiantes negros e hispanos tienen menos probabilidades de tener maestros experimentados, cursos avanzados, materiales de instrucción de alta calidad e instalaciones adecuadas, según el Departamento de Educación de Estados Unidos.

De acuerdo con David Hawkins, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Asesoría para la Admisión Universitaria, existe “una desventaja muy distintiva desde el inicio”.

“Una serie en cascada de obstáculos parecen contribuir a una disminución de la representación de los estudiantes de minorías en las universidades altamente selectivas”, afirmó Hawkins.