Originalmente el pueblo se llamó Analco, nombre náhuatl, y San Antonio de Padua a partir de la época colonial, hoy llamado San Antón. Se encuentra a un kilómetro en línea recta del centro y al noroeste de Cuernavaca, actualmente está conurbado con la ciudad. Lo distingue un salto de agua de 40 metros de altura llamado el Salto de San Antón, hay otro, el Salto Chico que se localizan a unos ochocientos metros al norte sobre la misma barranca. A unos trescientos metros del Salto Chico, más al norte, se encuentra otro salto llamado “El Saltito”. Este conjunto es de los contados, sino el único lugar en América en donde se encuentran prismas basálticos colgantes; estos son los de mayor área en el mundo, sólo que no están expuestos. Tienen su origen en la Era Terciaria hace 38 millones de años. En las Islas Canarias hay otro lugar, en la llamada Isla La Gomera y se denominan “Los Órganos” donde algunos prismas están también invertidos, éste y el de San Antón son los dos son únicos en el mundo que tienen prismas basálticos colgantes. Otros lugares, aunque no con prismas invertidos, son: Santa María Regla en el Estado de Hidalgo donde los prismas se encuentran en paredes y pisos, otro lugar es la “Calzada de los Gigantes” (Gigant’s Causeway) en Irlanda del Norte, que se descubrió en 1693 y fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1986. Devil’s Tower en los “Estados Unidos” formado en el cráter de volcán y en la Costa de Highlands en Escocia hay uno más. Estos lugares son únicos en toda la Tierra, son rarísimos; existen sólo unos cuantos más de menor importancia como Albacete en España, Rotava al norte de Polonia, Tawau en Malasia. Su nombre lo deben a la semejanza que existe entre estos afloramientos de roca ígnea y las figuras geométricas denominadas prismas, se les conoce también como empalizadas de basalto como las de Manhattan. Se conforman de roca volcánica, por lo común de color negro o verdoso, de grano fino, muy dura, compuesta principalmente de feldespato y piroxena o augita.

Si bien es cierto que otros tienen un área más expuesta a la vista, los de San Antón y Salto Chico, aunque menos visibles, son una sola formación basáltica; un solo conjunto de aproximadamente tres kilómetros de largo, que va mas allá de la distancia entre uno y otro salto de agua, distancia que sería sólo la tercera parte del conjunto, tienen 200 metros en su parte más ancha. La mayor parte de este conjunto de prismas fue tapado por material vegetal (barro) extendido por la erosión que es característica en la zona inclinada en que se encuentra Cuernavaca, el material vegetal los fue ocultando a la vista a través de milenios.

Antiguamente se apreciaban en el piso en algunos otros puntos. Por información de antiguos sepultureros del cementerio de La Leona, se sabe que a un poco más de un metro de profundidad  y debajo de la tierra vegetal se encuentra esta roca.  Otras áreas actualmente también están ocultas bajo áreas ya urbanizadas, calles y casas. Este conjunto, de estar a la vista su piso,  tendría similar forma al de los Prismas Basálticos de Irlanda del Norte.
Están formadas por lava fluida que bajó del Ajusco, concretamente de Huitzilac, cuando sus volcanes estaban en erupción; escurrió primero por una fuerte pendiente y más abajo en pendiente más suave. Los prismas  tomaron esta forma por el rápido enfriamiento de la lava. La altura de los prismas varía de siete a cuarenta metros.
La lava líquida bajó y quedó atrapada en lo que originalmente era una larga cuenca entre dos lomas. Este lecho se llenó de lava formando un lago y al momento de enfriarse con la corriente de agua fría, el basalto aún caliente se craqueó y se formaron los prismas. Después el agua que corría por esa cuenca encontró salida al lado poniente de esa formación de roca y fue socavando en el terreno más blando, hasta tal profundidad que la convirtió en una barranca muy estrecha con paredes acantiladas con un gran salto de agua. El agua dragó tan profundo que excavó por abajo de los prismas provocando que algunos se derrumbaran dejando la parte superior colgada. Así se formaron los prismas colgantes en esta barranca. Estas estructuras se originan bajo condiciones muy especiales durante el enfriamiento de la lava generalmente junto del agua.
El origen de estas cascadas es debido a la diferente dureza del terreno por donde pasa el río, cuando el agua encuentra un terreno más suave lo va socavando formando estas caídas de agua.  
P. D. Hasta el otro sábado

Por: Carlos Lavín Figueroa /  [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...