Amigos lectores, hace unos días por la noche pasé por la Pirámide de Teopanzolco, cayendo en cuenta que no se aprecia a plenitud desde las calles aledañas por estar oculta tras una barda de piedra, y en ese instante recordé a las huacas -pirámides- dentro de la ciudad de Lima en el Perú, que se aprecian desde las calles inmediatas siendo un impresionante espectáculo diurno pero sobre todo nocturno por su espléndida y colorida iluminación. Pienso que quizá la razón de ocultarla fue más que nada para cobrar la entrada porque hace varias décadas contaba con una malla perimetral que permitía medio apreciar esa construcción prehispánica entre enredaderas silvestres que trepaban esa protección.

 

Por esa razón expuse este tema a mis compañeros del Consejo de Cronistas de Cuernavaca -que presido- en la junta mensual del pasado 6 de abril, concluyendo que haremos la propuesta formal a las autoridades correspondientes para que se puedan iluminar y aprecien desde las calles que la circundan, lo que sin duda será un magno atractivo visual tanto para locales como para turistas nacionales y extranjeros colocando en lugar de la barda una malla que permita ser vista, o porque no una zanja perimetral para su mejor apreciación.

 

Esta propuesta ha sido más que bien recibida y ampliamente comentada en las redes sociales electrónicas, y en los más de mil comentarios y aprobaciones ni una sola ha sido opuesta a esta innovación. 

La Pirámide de Teopanzolco que se encuentra dentro de nuestra ciudad de Cuernavaca y el Templo Mayor de México-Tenochtitlán son similares en sus dobles escalinatas; en lo alto ambas tienen dos templos, en ambos casos dedicado uno a Tláloc, y el otro a Huitzilopochtli; pero Teopanzolco -y también Cuauhnáhuac- son muy anteriores a la misma Ciudad de México.

 

La pirámide fue descubierta en 1915 durante la Revolución por la percusión de un cañón que estaba colocado en la cima de una loma conocida como el Mogote mismo que ocultaba la pirámide. El crecimiento de la ciudad, borro muchas evidencias sobre la extensión original de este asentamiento y de la magnitud de sus construcciones. En los predios colindantes se han detectado huellas de muros y materiales arqueológicos que amplían información sobre la historia de este lugar en época prehispánica en los primeros años del 1100 d.C.

 

La mayoría de las fuentes cita como la llegada de los aztecas o mexicas a la isla el siglo XIV, su fundación fue el 26 de julio de 1325, y su Templo Mayor de varias etapas superpuestas se construyó entre los años 1400 al 1500. Por tanto; la pirámide de Teopanzlco y la misma Cuauhnahuac, son siglos anteriores a la ciudad México-Tenochtitlan y su Templo Mayor. 

Se dice que Teopanzolco –Lugar del Templo Viejo- fue fundada por los olmecas, abandonada, luego llegaron los toltecas que la dejaron y finalmente ocupada por los tlahuicas, quienes construyen la última de las tres etapas de la pirámide, pero esa población era insegura y muy atacada y deciden fundar Cuauhnahuac que estaba protegida de manera natural por dos profundas barrancas donde construyen puentes levadizos para evitar o dificultar invasiones. El abandono de Teopanzolco pudo haber sido el resultado de su conquista por el imperio de Tezozomoc de Azcapotzalco

Cuernavaca y todo el territorio de Morelos fueron ocupados por diversas tribus muchos siglos antes que el Valle de Anáhuac donde se encuentran las ciudades de México y Texcoco. 

-En otros temas, estamos apoyando el proyecto para la recuperación del Internado Palmira en una primera etapa que consiste en una Escuela de Artes y Oficios así como la recuperación de la abandonada casa que fue del presidente Cárdenas para un museo de época -ver el video “A la vuelta de la esquina” que despertó esta inquietud en Internet https://www.youtube.com/watch?v=j0rvfQuexLc. También pugnamos por la recuperación del descuidado Parque Chapultepec, ambas acciones en colaboración con el Consejo Cívico Ciudadano que coordina el profesor Pablo Rubén Villalobos.

-Las autoridades estatales, ya han tomado en cuenta nuestras recomendaciones, entre otras; para la Plaza de Armas, y otra más para la recuperación del edificio de la Estación del Ferrocarril donde los trabajos ya están muy avanzados, en principio se pudiera destinar para un conservatorio de música.

Vamos juntos por una mejor Cuernavaca.

P.D. Hasta el otro sábado

La tinta del cronista
Carlos Lavín Figueroa
[email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...