compartir en:

Mucha tinta sigue corriendo sobre la conquista y evangelización de México, a veces renegando de ellas, poco se sabe de sus antecedentes inmediatos que suelen causar polémicas por ser temas generalmente desconocidos.
Durante su primer viaje a América en 1492 Cristóbal Colón llegó a la isla llamada Quisqueya, donde fundó el fuerte La Navidad en la costa norte de la actual Haití. A su regreso, el año siguiente, tras la destrucción del Fuerte por los nativos, fundó un segundo asentamiento en la actual República Dominicana. En 1496-98 Bartolomé Colón fundó la Nueva Isabela. Después de ser destruida por un huracán Nicolás de Ovando construye Santo Domingo, pero por superstición, del otro lado del rio Ozama. Es el más antiguo asentamiento europeo en América, la primera calle fue nombrada “Las Damas”, por las damas que al principio de la colonia paseaban el ella, y corre en la rivera poniente del Rio Ozama, rio navegable, que, en taino, significa “rio profundo”. En esa calle me encontré con La Fortaleza de Ozama donde estuvo preso el pitara ingles Francis Drake; está la Real Audiencia; la casa de Rodrigo de Bastidas, la que temporalmente ocupó Cristóbal Colón -que no es el Alcázar; la de al lado donde vivió Hernán Cortés y enfrente la de su primo Francisco Pizarro, calle que lleva a la amplia Plaza España donde se aprecia esplendoroso el Alcázar, ícono de la ciudad, que al frente y al costado derecho sin estorbar su fachada tiene la escultura de Ovando fundador de la ciudad -y en Cuernavaca las autoridades se niegan a colocar la escultura de Cortés en lo que fuera su llamado palacio.
Ahí convivieron Cortés y su primo Pizarro conquistador del Imperio Inca, a quien Cortés ayudó en esa conquista enviándole pertrechos, caballos, armaduras desde sus astilleros en Oaxaca, estos dos personajes pasarían de manera temporal a Cuba y después al continente.
Ahí llegó el dominico fray Antonio de Montesinos defensor de los indígenas contra la encomienda y la esclavitud, él fue quien causó la conversión de fray Bartolomé de las Casas, que primero llegó como encomendero teniendo a su servicio una cantidad considerable de esclavos indígenas, después sería su principal defensor en todo el Continente, fue nombrado “Procurador universal de los indios” porque se creía que era la India a donde había llegado Colón. -Una gran estatua de Montesinos de 15 metros de altura en piedra y bronce fue regalada por el gobierno de México a la Dominicana en 1982.
En Santo Domingo se encuentra uno con la primera casa al modo europeo en América, construida en 1498.

Del Alcázar de Santo Domingo se ha dicho que Cortés tomó su modelo para construir su Palacio en Cuernavaca icono de nuestra ciudad, cuyo frente aquí, está invadido de ambulantes y una escultura que no deja apreciar su esplendor, en cambio el Alcázar se encuentra libre de obstáculos. Esta construcción la ocuparon Diego Colón hijo del descubridor y después y el nieto Luis nacido en 1522 en esa casona cuando su padre era virrey. En 1586 el Alcázar fue destruido a cañonazos por el pirata Francis Drake. Fue abandonado y para 1766 estaba en ruinas y se pensó convertirlo en cárcel. Fue corral de animales. En 1779 empezaron a caerse sus techos. En 1870, para proteger sus ruinas, fue declarado Monumento Nacional. La remodelación actual fue entre1955-57. Similar historia sufrió el Palacio de Cortés mismo que no tomó su modelo del Alcázar de los Colón como se ha dicho por tradición, aunque ambos de fachada Renacentista caracterizada en sus arcadas, son muy diferentes, el Alcázar ostenta más arcos en su fachada, y no tiene sus arcadas profundas como el de Cortés en Cuernavaca, este, por lo que investigue en Italia, se tomó de la Villa Italiana Chigi delle Volté que todavía existe en Siena. Tal vez Cortés se inspiró en tener un palacio similar en Cuernavaca, pero este, no es copia del Alcázar como se ha insistido.

Como en Cuernavaca, Santo Domingo también tiene su catedral almenada, ese modelo lo llevaron allá los frailes dominicos, y a Cuernavaca lo trajeron los franciscanos, modelo que ambas órdenes religiosas tomaron de la Iglesia de la Santa y Vera Cruz de Caravaca en España, iglesia que antes había sido un fuerte musulmán almenado, único en su género, no hay otra iglesia con esa especial característica de donde se pudo haber tomado ese modelo con almenas de la catedral de Cuernavaca y de otras de la Nueva España y el Caribe; aquella iglesia fue declarado lugar santo con vastas influencias en el Mundo recién conquistado, donde cuenta la leyenda que se apareció la Santa y Vera Cruz de Caravaca icono de la ciudad. Esas influencias las narra la cronista de Caravaca Encarna Martínez Romera, que además de ello, por sus sorprendentes similitudes entre las dos poblaciones es que deriva el nombre hispano, que no nahua, de nuestra Cuernavaca y también el de Veracruz. Por cierto, como en Cuernavaca, en Santo Domingo -y otras poblaciones- existen túneles; uno, que visité, une a la catedral con el obispado.
Hoy La Española está dividida en dos países, Haití de influencia francesa y la República Dominicana que ocupa más territorio del que tenía en la época colonial, por lo que se habla de una posible invasión.
P. D. Hasta el otro sábado

 

Por: Carlos Lavín Figueroa /  [email protected]