compartir en:

Los Pizarro, fueron también quienes colonizaron y culturizaron al modo occidental la América de tierra firme; Hernán Cortés Pizarro en el imperio azteca extendiéndolo por el Pacifico hasta el sur de Canadá y hasta Nicaragua fundando así la Nueva España. Once años después su primo Francisco Pizarro González con la ayuda de Hernán conquistaría el imperio del Tahuantinsuyo -conocido por los hispanos como Inca que era el título de su gobernante- abarcaba el Perú, Ecuador, Bolivia, Colombia, norte de Chile y parte de Argentina fundando la Nueva Castilla. Ambos territorios eran tres veces más extensos que toda Europa. Las riquezas obtenidas se encausaron principalmente para financiar guerras y en nuevas ciudades como Madrid que se convertiría en la capital mundial del arte con amplias avenidas, fuentes, palacios, museos, recursos que no se vieron reflejados en el pueblo llano.
Cortés en Cuba había sido encomendero y alcalde, integrante de varias expediciones, lo mismo sería después Pizarro en Panamá.
Hernán Cortés Pizarro, en contra de las órdenes su amigo y compadre el gobernador de Cuba, zarpa a la conquista del imperio azteca del que se tenían vagas noticias; lo mismo haría Francisco Pizarro en contra de la voluntad de su amigo el gobernador de Panamá.  
Al igual que Cortés, Pizarro se había asociado con varios personajes para la expedición al Perú del que también se tenían vagas noticias, Cortés, es quien le consigue una audiencia y convence al monarca para le autorice a Pizarro esa conquista. La tercera expedición cuenta ya con la autorización por Cédula Real, y en 1532 Pizarro zarpa de Panamá con solo 180 soldados, se encuentra con un extenso imperio de 12 millones de habitantes.  
Los incas tenían leyendas muy similares a los aztecas, una cuenta que un día el dios Viracocha regresaría desde la tierra del sol poniente, vestido de oro y plata, con barba blanca y ojos verdes y que se había ido a través del Océano Pacífico para volver en tiempos de gran necesidad. Pizarro conquista el imperio inca -con las mismas estrategias que Cortés el azteca once años atrás- aprovechando una guerra por la sucesión del trono inca consigue que se le alíe uno de los bandos. El imperio Mexica también había sido conquistado con alianzas de españoles con indígenas.
En Cajamarca, Pizarro captura al inca –emperador- Atahualpa en similitud de Cortés a Cuauhtémoc. Atahualpa fue ejecutado con acusaciones similares a las que Cortés había hecho al emperador azteca, entre otros de idolatría y ocultar un tesoro.   
-Cortés era más apegado a su familia materna; en estas investigaciones, no he encontrado alianzas de él con su familia paterna; en cambio su primo Juan Altamirano quien era administrador de su marquesado con sede en Cuernavaca era sobrino la madre del conquistador doña Catalina Pizarro Altamirano, tía también de Francisco Pizarro y de su hermano Hernán Pizarro que también estuvo en la conquista del imperio inca-

Para apoyar específicamente la conquista y el comercio con el Perú, Cortés construye un puerto en Huatulco, su deseo era tener un dominio pleno en todo el Pacifico, para ello -en contra de la voluntad del virrey Mendoza- construye también cinco armadas en sus astilleros de Oaxaca para la exploración de las costas del Mar del Sur; una seria comandaba Hernando de Grijalva, es la que en 1537 fue a auxiliar a Pizarro al Perú cuando este estaba sitiado en la Ciudad de los Reyes –Lima- y no podía salir más que por mar; le envío pertrechos y abastecimientos como arreos de caballos, municiones y armamentos para que continuara sus con sus planes, además de ropa de seda; y es rescatado. Grijalva tenía órdenes secretas de Cortés para explorar a su regreso el Pacifico hacia el poniente frente las costas del Perú buscando unas islas que se decían muy ricas en oro.

Se puede concluir que Pizarro pidió consejo y tuvo alianza con su primo Hernán Cortés, ya que además del apoyo que este le dio, siguió sus mismos pasos y tácticas. Una vez lograda la conquista, Pizarro recibe también el título de marqués solo que sin marquesado. Es Cortés, desde su casona en Cuernavaca -donde ya estaba establecido- quien apoya a Pizarro en la empresa y conquista del Imperio Inca.
Pizarro es reconocido en todo Perú incluyendo zonas indígenas. Su sepultura se encuentra en una capilla especial dentro de la nave mayor de catedral limeña. Tiene monumentos por todo el Perú, en Lima, su inmensa estatua ecuestre fue inaugurada en 1935, en su discurso, el alcalde Luis Gallo Porras destacó la “figura preclara del héroe y del civilizador”. La estatua originalmente representaría a Hernán Cortés, su autor la ofreció como regalo a México, luego de ser rechazada por el gobierno, la viuda del escultor norteamericano dispuso su envío al Perú donde representa a Pizarro.
Pero a Cortés en México no se le tienen reconocimientos principalmente por las autoridades culturales lo que ha sido el principal obstáculo para una reconciliación, que admita que somos una nueva nación producto de la española -mezcla de la europea, asiática, árabe- mixturada aquí con la oriunda, con una identidad ya propia, ni indígena ni hispana sino mexicana.
La única estatua de Cortés en México que ordenó don Manuel Suarez y Suarez está arrumbada en las bodegas municipales de Cuernavaca.
P.D. Hasta el otro sábado