Surge este dialogo entre cuernavacenses oriundos y por adopción cuando publiqué el vídeo “A la vuelta de la esquina en las tres cantinas más antiguas de Cuernavaca”; La Estrella y El Danubio que tienen más de un siglo de existir, y La Suriana, cuya construcción se remonta a principios del siglo XVI y su planta baja está excavada como una cueva en el tepetate formando las habitaciones

Este dialogo lo inició Hugo Calderón y se fueron sumando decenas de paisanos:

-Fuiste al “Danubio”?
-Fue la primera -le contesté.
-¿Y luego? ¿La Estrella de Matamoros?
 -Así es, y luego a La Suriana en Galeana y Abasolo.
-La Suriana, que está por cerrar...
-Sí, esta está muy descuidada.
-La Estrella de calle Matamoros tenía una colección de cervezas desde principios de siglo pasado.
- Me acuerdo de Don Quijote Colosal... ¿tendrán una de Brisa?
- Ya no, se las agandayó el hermano del dueño.

- Ojalá alguien pueda platicar algo de El Jarrito una cantina ubicada en Comonfort y Morrow, era de Federico López líder de los cantineros en Cuernavaca, ya no existe, fue muy famosa. Ahora es un bar.

-Me acordé de “Los Faroles”, que estaba en la Plazuela del Zacate, y que también fue de los hermanos Toño y Federico López.
-Oye Carlos, también me acordé de Los Marcianos, que estuvo muy cerca de la Vecindad del Pájaro, en Degollado.
-Y El Satélite, de don Clemente, en Matamoros.
-Como dices, ¡uta!, había docenas.
-Y el Chino conocida como la Pata de La Pradera.
-Y muy cerca de La Suriana ¡el París Chiquito! de Mingo.
Deveras, a un lado de “El Torito”, donde vendían unos tacos de poca.
-En los sesenta La Suriana de Galena y Abasolo se llamaba Pancho’s Place, qué después se cambió a Morelos Sur junto a la gasolinera de Las Palmas frente a la Volkswagen.
-Y de las más antiguas que todavía nos tocó verlas de niños, El Farolito en el puente de Amanalco.
-En el Panchos Place, preparaban unos “blodys” sensacionales, a fines de los 70s.

-Y el otro Farolito más antiguo frente al Teatro Morelos en calle Lerdo de Tejada donde ahora está el restaurarle La Iguana, un edificio también de principios de la época colonial.

- Y la que estaba en la esquina frente a la antigua Peni, no recuerdo si los abogados litigantes solo le decían o de verdad se llamaba “Mi oficina”, ahora una tortillería.
- Y la otra “Pata” del Polvorín.
 Y la de enfrente de la estación del tren, el famoso Rincón de las Vírgenes.
 -El Royalty, en Plan de Ayala del Pelón González.
 -Y en calle Guerrero estaba otra, te acuerdas cómo se llamaba.
-Los Pichones en el Vergel, también de Federico.
-Había una pulquería sobre Guerrero antes de llegar al puente.
-La Taberna en Obregón antes de la Cordobesa.
-El Zarape sobre esa misma calle.
-La sopa de médula de la Taberna era un lujo.
-Hubo una en la pradera, junto a la gasolinera donde hacían unos taquitos dorados de sesos exquisitos.
-Cierto, El Zarape, La Taberna, El Canario, en esa calle de Obregón estaba la zona roja, y ahí se quedaron esas cantinas, y los prostíbulos los pasaron a Acapantzingo, más abajo de la antigua penitenciaria.
-Qué buena está esta platica. Ojala y nos inviten unas en las más emblemáticas.
- Y Los Conejos en la Carolina.
-Que padre, muero de ganas.
-Y qué me dicen de “Lupita la mexicana” con sus semillitas y la pata con totopos que servía el buen Mejía. Todavía recuerdo al costeño que vendía huevos de caguama hoy ya prohibidísimos pero así era, y el de los toques eléctricos.
-El hoy Danubio también se servían los huevos de caguama y sopas de caguama, siempre tenían dos o tres caguamas vivas amarradas en la banqueta.
-Algunas ya no existen, como la Taberna.
-Hola Carlos, a la que asistí mayormente fue Los Pichones, me quedaba cerca de casa. Un abrazo.

-Carlos; me comentó mi mamá que el Danubio era una tienda con servicio de cantina pero que aproximadamente en el año 50 quedó como solamente cantina y lo habrán cerrado en el ’85, el que la atendió fue Mejía y la botana de doña Carlota que al morir Mejía de un ataque al corazón el negocio vino a menos hasta que lo cerraron siendo ocupado para venta de material eléctrico y bodega de los Herrera que duró realmente poco tiempo.

-Otra cantina por la zona del Calvario era “Mi cielito Morelense” atendida por don Pepe.
-Siempre es un placer leerle Carlos. Mi papá si conoció algunas cantinas entre ellas La Estrella de la calle Matamoros. Me dará mucho gusto compartirle a mi papa.
-Desde luego también había pulquerías en la calle Matamoros y en la calle de Guerrero de los propietarios Carrillo, tenían una puerta y espacio separado “para mujeres”.
-Y otra pulquería más en calle Galeana, pegada al lado norte de la cantina La Suriana que sobrevive en la esquina con Abasolo.
-Las pulquerías tuvieron su auge en Cuernavaca.
-Había una pulquería en el puente de Amanalco donde comienza la calle Cuauhtémoc y Atlacomulco
-Era la cantina El Farolito
P.D. Continua al próximo sábado

Por: Carlos Lavín Figueroa / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...