Los cuernavacenses estamos de plácemes, porque ante nuestra insistencia, la Estación del Ferrocarril de Cuernavaca que estuvo abandonada y saqueada por décadas, y finalmente incendiada, está ya en los últimos detalles de su restauración. Ese icónico edifico que estuvo en servicio por 99 años, es parte de la historia no solo de nuestra ciudad sino también de la nación, ya que los ferrocarriles unieron al país en lo económico, político y social, y este bello edificio del porfiriato será reutilizado para bien de los morelenses como Escuela de Música concretamente de cuerdas.

Ante este momento histórico plantearé a mis compañeros del Consejo de Cronistas de Cuernavaca A.C. que presido, que propongamos oficialmente que esa Escuela de Música lleve el nombre del insigne maestro cuernavacense Manuel León Díaz.   

El maestro León Díaz -a 135 años de su nacimiento este próximo 27 de julio- fue hijo de Manuel León Ramírez y Josefa Díaz Cervantes. Su padre también músico y compositor, tocaba el violín de pueblo en pueblo enseñando música con el fin de formar bandas municipales. Manuel apenas de siete años acompañaba a su padre, quien le enseño solfeo y a tocar piano y órgano.

Muerto su padre en 1909, Manuel heredó la dirección de la Banda del Estado y el puesto de organista de la Catedral, cargos que su padre ostento por años. Con motivo de la Revolución, se trasladó a la Ciudad de México donde sirvió al ejército en la formación de bandas militares.

En 1913 fue nombrado profesor de música en escuelas oficiales; en 1914 ingreso al Conservatorio Nacional de Música, donde cursó estudios durante nueve años hasta obtener el título de compositor en 1913. Fueron sus principales maestros fueron; Julián Carrillo creador del sonido 13 que fue el primero que rompió el ciclo clásico de los doce sonidos existentes; también Aurelio Barrios y Morales, Gustavo E. Campa, Higinio Ruvalcaba, Carlos J. Meneses, Luis G. Saloma, y Rafael J. Tello. Entre sus compañeros de estudios y grandes amigos se encontraban Silvestre Revueltas y Manuel M. Ponce.

Fue violonchelista de la Orquesta Sinfónica de México fundada por el maestro Carlos Chávez. Fue profesor y más tarde inspector de Orfeones Populares; profesor de solfeo y canto coral en la Dirección Cultura Estética del entonces Ministerio de Educación Pública, paralelamente tomaba parte en los conciertos dominicales que la Orquesta Típica de la Ciudad de México celebraba en Chapultepec.

 

En 1930 regresó a Cuernavaca y fue nombrado Oficial Mayor de Gobierno y posteriormente ocupó la Secretaria General. Fue en esta época cuando compuso la Marcha “Morelense” –Unidos como hermanos / los hijos de Morelos / amemos nuestro estado / con todo el corazón / Hagamos que sea grande / y siempre respetada / la parte más hermosa /de nuestra gran Nación / Borremos de nuestra alma / la lucha fratricida / que en tiempos no lejanos / tu suelo ensangrentó. / Ejemplo de grandeza / de paz y de Progreso / dejemos como herencia / viviendo con honor-. hoy considerada el himno del estado, era un sonsonete, como él lo calificara, fácil de entonar y memorizar para los niños de primaria que la cantaban cada lunes en la ceremonia de Honores a la bandera.

 

En 1931 el profesor Manuel León fue comisionado para dirigir una academia musical con la finalidad de perfeccionar los conocimientos musicales de los miembros de la Banda del Estado.

En 1936 contribuyó al establecimiento de la primera escuela secundaria en el Estado, la Escuela Secundaria Federal “Revolución Social” hoy “Froylán Parroquín García” -mi escuela y de mi padre que fundó como alumno- poniéndose al frente de las clases de solfeo y canto coral, las que desempeño hasta su muerte, colaborando así a la orientación y difusión de la cultura musical.

Compuso la música para los himnos de esa secundaria, así como también de la legendaria Escuela Evolución de mi querido y bien recordado maestro -y también de mi padre- Agustín Güemes Celis, y el Himno Luctuoso a Zapata.   

En 1939 fue maestro fundador y Secretario del Primer Instituto de Educación Superior del Estado de Morelos –antecedente de nuestra máxima casa de estudios la Universidad Autónoma del Estado de Morelos- en la que también impartía la clase de latín lengua que dominaba a la perfección.

Su producción musical fue grande: sonatas romanzas, zarzuelas, orfeones, música sacra –misas Ave Marías, Siete Palabras, misterios- 

El profesor Manuel León Díaz murió a los 57 años en la Ciudad de México el 24 de mayo de 1940, hace unos días se cumplieron 77 años.

Esperamos respuesta de la Secretaría de Cultura el Estado de Morelos que preside Cristina Faesler Bremer encargada de la restauración del edificio de la Estación del Ferrocarril, además de la apertura de la Escuela de Música. 

En julio próximo es el aniversario del nacimiento del insigne maestro Manuel León que está a la vuelta de la esquina. 

Honor a quien honor merece.

P.D. Hasta el otro sábado

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...