La mitología describe a Tamoanchan como el paraíso terrenal donde surge el hombre, un valle sagrado rodeado de montañas donde serpentean barrancas, ríos y sus afluentes, donde el agua brota en manantiales que alimentan lagunas, un vergel habitado por dioses. Conocido también como Xochitlicacan “La Tierra de las flores”, donde nació Xochiquetzal la diosa de las mujeres solteras, de la belleza y del amor; y la deidad suprema de nuestros ancestros Quetzalcóatl nace en Amatlán. Pero en ese paraíso hubo infidelidades y los dioses se volvieron humanos.

Ese sitio es el actual estado de Morelos; donde se establecerían los olmeca cultura madre de todas las culturas mesoamericanas y finamente la xochimilca con cabecera en Oaxtepec y la tlahuica en Cuauhnáhuac  dos tribus que fueron sometidas por los tenochcas principalmente por su gran producción de fino algodón y sus derivados con los que no contaban los habitantes de Tenochtitlan que vestían con ropajes de burdo yute; pero los tlahuica siguieron gobernando en sus poblaciones, y fueron tratados con respeto, incluso una princesa tlahuica hija del señor de Cuauhnáhuac fue la madre de Moctezuma.

Los xochimilca como los tlahuica eran dos de las siete tribus nahuatlatas llamadas así por su idioma náhuatl; conocidas también como aztecas por ser originarias de Aztlán o Mexcaltitan por lo que también les dice mexicas. Cuando estas tribus quedan establecidas en distintos sitios adoptan otros gentilicios para diferenciarse unas de otras, y a partir de entonces a los azteca de Cuauhnáhuac se les conoce como los tlahuica. Estos dos pueblos mayores y sus menores establecidos en Tlalnahuatl -hoy Morelos- fueron conquistados en 1521 por Hernán Cortés dentro de una estrategia militar conocida como “El machacamiento” que se llevó a efecto después de que el conquistador y sus ejércitos fueron expulsados de Tenochtitlan en “La Noche Triste”, esto, con la finalidad de someterlos y se le aliaran para incrementar sus ejércitos y poder entrar nuevamente a la Gran Ciudad de México.
Ya en la época colonial este valle hoy morelense fue conocido como el Paraíso de América, donde el conquistador convertido ya en empresario y mercader procedió a instalar las primeras empresas agrícolas y ganaderas de toda la América Continental, y se sembraba a nivel industrial caña de azúcar, trigo, maíz; había incluso viñedos y frutales para consumo local y una importante producción de ganado mayor y menor que abastecía a la Ciudad de México.
El primer ingenio azucarero de la América Continental se estableció en Axomulco, hoy Rancho Cortés al norte de Cuernavaca; en 1532 se funda el de Tlaltenango, que en el siglo XVI fue la agroindustria más importante de toda América; En 1535 el de Amanalco y en sus alrededores se fue asentando el pueblo de San Luis Amatitlán.
Por sus diversos climas y altitudes este territorio se prestó para prosperas empresas agrícolas y ganaderas.
Y estalla la guerra independentista; muy disminuido y prácticamente derrotado el ejército insurgente, toma aires en Cuautla, cuando el general Morelos rompe el famoso Sitio y libera a su ejército; y así revive la lucha que formaría la nueva nación. Por ello Cuautla cambió de nombre a Ciudad Morelos. En 1869 se funda el estado, y la ciudad regresa a su nombre original. Ese triunfo es la gesta más importante de la guerra, por ello nuestro estado lleva el nombre del prócer Morelos.
Lograda la Independencia, los cañaverales, los plantíos de algodón y sus derivados, amaranto, maíz, continuaron siendo los productos más destacados y algunos han llegado hasta nuestros días, como la caña de azúcar, que a casi quinientos años, sigue siendo el producto más importante en Morelos. Nuestro estado llegó a producir más azúcar que todo el territorio nacional junto; e incluso desplazó a isla de Cuba como primer productor.
A partir de la conquista, en este pequeño estado, se instalaron más de cien haciendas; la mayoría azucararas, algunas alcoholeras, cerealeras, ganaderas y de metales.
Llegó la Revolución; y esta tierra fue asediada por los ejércitos federales, era la tierra que defendía el sublevado Zapata; el idealista de la contrarrevolución, y había consigna de eliminarlo; el estado fue degradado a territorio gobernado por militares, y Cuernavaca fue sitiada y completamente abandonada por dos largos años.
Al término de la lucha, Morelos continuó siendo el paraíso donde reinaba la productividad, en 1930 el estado retorna al orden constitucional y regresa la paz.

Con la viruela y el sarampión traídas por los conquistadores, la población había disminuido, algo más por la Guerra de Independencia, pero muy significativamente con la Revolución.

Cuernavaca recupera el número de habitantes que tenía en 1521 hasta la década de 1950 -casi 450 años después.  La ciudad capital aumenta considerablemente su población a partir de 1966 con el establecimiento la Ciudad Industrial del Valle de Cuernavaca CIVAC, y poco más a partir del temblor de 1985.
Hoy como siempre, Cuernavaca es una ciudad cosmopolita donde establecen residencia ciudadanos y personajes universales.   
P.D. Hasta el otro sábado.

Por: Carlos Lavín Figueroa /  [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...