Festejando sus 40 años, Mono Blanco, una de las agrupaciones de son jarocho más importantes del país, se presentó en el Teatro Ocampo, ante decenas de morelenses.

El grupo salió al escenario para iniciar con el tema “El capolín”,  dando paso a una serie de sones jarochos, que fueron aplaudidos, cantados y hasta bailados por los asistentes. 

La agrupación Mono Blanco fue fundada en 1978 por iniciativa de Gilberto Gutiérrez Silva, Juan Pascoe y José Ángel Gutiérrez. Al paso del tiempo se ha convertido en un movimiento renovador, que revive la música y la danza tradicional del sur del estado de Veracruz. Ha participado en diversos encuentros y festivales como el Internacional de Arpas en la Ciudad de México, el Tercer Encuentro Latinoamericano de Arpas en Caracas, Venezuela y el Festival de Música Electroacústica en Suecia y ha grabando sones jarochos típicos como “El mundo se va a acabar” y “Sin tener que decir nada”.

Por: Daniel Solano.