El momento llegó, Justin Timberlake se presentó en el medio tiempo del Super Bowl Lll. 

 

El estadounidense hizo historia con la interpretación de un remix de sus viejos sencillos así como algunos los incluidos en Man of the Woods, su quinto álbum de estudio lanzando mundialmente el pasado viernes 2 de febrero. 

Filthy fue el primer tema de esta espectacular actuación.

Pese a que la familia de Prince aseguró que el cantante no mostraría un holograma del ya fallecido, Justin lo hizo rindiéndole así un breve homenaje.

 

No es la primera vez de Justin pisa el campo de este importante evento deportivo; él actuó en el Super Tazón XXXV Halftime Show en 2001; su segunda aparición fue en el 2001 (Super Bowl XXXVIII). En aquel momento desató la polémica al quitarle el sujetador "por accidente" a la cantante.