compartir en:

Cuernavaca, Morelos.- Gabriela Quezada y Marco Silveti, padres de Julieta, llevaron a su hija a la Parroquia de San Felipe de Jesús, donde se realizó una  ceremonia religiosa para que la pequeña recibiera el agua bautismal.
El sacerdote destacó que los hijos son una bendición y necesitan la protección junto con la guía de sus padrinos, Jorge Díaz y Juan Manuel Maigre, quienes fueron elegidos por Gabriela y Marco por ser sus mejores amigos, y saben que podrán guiar y cuidar de su pequeña. 
Ellos le obsequiaron a su ahijada su conjunto y una medalla bendecida. 
Familia y amigos lucieron orgullosos de formar parte de esta ceremonia y de este día tan especial en la vida de Julieta.

Por: Alfredo Valdez