compartir en:

Guadalajara.- Julian Ríos, el joven mexicano reconocido a nivel internacional por crear un brasier que detecta el cáncer de mama, ahora está desarrollando una prenda para detectar el cáncer testicular, así como un tapete para prevenir el pie diabético.

“Fuera de EVA, la misma tecnología puede ser aplicada a dos diferentes sectores: una es detección de cáncer testicular, el segundo es pie diabético, que puede provoca amputación”, señaló en entrevista con Notimex.

Sin embargo, por el momento se encuentra muy concentrado en EVA, el sostén equipado con biosensores de tacto para mapear la superficie del seno con su textura, color y temperatura.

“Nuestra principal concentración es EVA, si duda, EVA es el dispositivo de cáncer de mama, yo he visto que hay tantas empresas que quieren hacer todo al mismo tiempo y fracasan logrando ser nada (…) Desafortunadamente nuestro mercado es lento y burocrático”, enfatizó.

El joven de 18 años, que vio a su madre a punto de morir por ese mal que afecta a las mujeres, dijo que hay presión de grupos externos para que se lance un nuevo producto y haya ventas, pero quienes lo hacen son poco innovadores, con mucha competencia y sin lógica.

“EVA es nuestra principal concentración, pero a la par estamos trabajando la misma tecnología sólo es cambiar la implementación un poco a cómo va orientado. Esto es a largo plazo, estamos hablando de cuatro a cinco años”, apuntó.

Lo que hoy busca es “llegar al mercado en México con preventas en octubre de este año, ventas finales en febrero de 2018 y ventas en el mundo en menos de dos años”, detalló.

Respecto al tapete, Ríos Cantú detalló que se trata de un dispositivo con biosensores térmicos, mediante el cual se mapaea el flujo de sangre en la planta del pie, y a partir de ahí se puede saber si hay riesgos o si todo marcha bien, con lo que se evita una posible amputación.

Julian reconoció que el éxito que logró con el brasier no sólo es suyo, sino del esfuerzo conjunto de su equipo de trabajo, sin embargo todavía no lo han podido asimilar porque está dedicado a culminar el producto que esperan miles de mujeres mexicanas.

“Ha sido todo constante, rápido: lo que sigue, lo que sigue; en 10 años voy a decir ‘cómo fue que sucedió eso’ pero por ahora es difícil darse en cuenta de todo lo que ha pasado, la presión es grande pero mi felicidad es mayor a la que era antes, algo bueno surge de eso”, aseveró.

Que su nombre suene por todos lados y que los medios de comunicación lo mencionen en sus publicaciones significa para él un mayor compromiso, porque la gente espera ver más, y es por ello su equipo no descansará hasta ver su proyecto en el mercado.

“Lo que más me gusta es que hoy somos un equipo de 10 personas, siete empleados de tiempo completo y tres fundadores que trabajamos todos los días sin parar en el proyecto, eso es lo que me llena, saber que cada día vamos más cerca en nuestra meta”, añadió en un ambiente de fiesta en el Campus Party 2017 que se lleva a cabo en la Expo Guadalajara.

"En México hay talento y nosotros somos ejemplo de que la edad no es determinante para emprender, porque yo empecé entre los 15 y 16 años y actualmente tengo 18, así que este factor no influye, comentó en medio de miles jóvenes que como él buscan desarrollar sus ideas".

El consejo de Julián para todos los jóvenes es que no se pongan límites, que el dinero no es determinante, pues ellos empezaron con sólo 250 dolares y buscando apoyos por todos lados, lo importante, señala, es tener una buena idea y una buena implementación.

Otra de sus recomendaciones es que no pierdan tiempo haciendo tácticas y planes de negocios, ya que “van a aprender mucho más si empiezan desde ahora a trabajar la idea en lugar de desarrollarla teoricamente”.

Lamentó que en México se acostumbre a premiar a las ideas y no tanto a la implementación, “tener una máquina de ideas es bueno para el cerebro y la economía pero lo único que nos va a sacar adelante es implementar esas buenas ideas".

“Hay talento en México, hay que apoyarlo, no tanto en el sector privado, sino en el sector público (…) Todavía tienen que caer muchos factores, muchas piezas del rompecabezas para que el ecosistema emprendedor mexicano sea el optimo, pero vamos encaminados”, culminó.