Jeniffer Paola, de 20 años, acusada de asesinar a su bebé de dos meses de nacida en Tijuana, Baja California, podría enfrentar de entre 40 y hasta 80 años en prisión. Ni su defensa ni la Fiscalía General del Estado (FGE) han informado si la joven es diagnosticada con algún padecimiento mental.
 
El miércoles pasado un reporte policiaco advertía que alrededor del mediodía una mujer llegó al Hospital particular “Arcángel” cargando a su nieta, una recién nacida, herida con un cuchillo.

Los médicos declararon sin vida a la bebé, Emily Fernanda, quien tenía 13 lesiones en el tórax luego de que su madre, según la versión de la mujer, la asesinara.  
 
La abuela de la víctima, de acuerdo con las autoridades locales, explicó que la mamá de la bebé discutió con su pareja y al terminar atacó a la recién nacida. La joven fue asegurada por agentes del Ministerio Público luego de que el tío de la bebé llegó al hospital con ella y ahí mismo fue arrestada.  
 
El Fiscal General del Estado (FGE), Iván Carpio Sánchez, informó que una vez que se abrió la carpeta de investigación tomaron declaración a familiares y como principal línea de investigación mantienen que la agresión se trató de un arranque de celos, aunque no han realizado ninguna prueba para investigar si la joven padece alguna enfermedad mental.
 
La joven, de ser hallada culpable, podría enfrentar de entre 40 y hasta 80 años en prisión. La presunta homicida se encuentra en espera de su audiencia de control para que el juez confirme si su detención fue legal o no.
 
“Estaríamos el día de hoy procurando solicitar audiencia, primeramente de control y posteriormente de imputación para vincular a proceso a quien consideramos responsable”, dijo el funcionario.
 

 


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado