El 30 de mayo de 2020 los ojos del mundos estuvieron puestos en el primer lanzamiento de un vuelo tripulado en cooperación entre una empresa privada, SpaceX, del famoso millonario Elon Musk, y la NASA. Además del cohete y el procedimiento, lo que más llamó la atención fue los trajes de utilizados por los astronautas Bob Behnken y Doug Hurley. Lo más sorprendente es que están basados en el diseño de un mexicoamericano, José Fernández. A continuación te presentamos la historia de éxito de este hombre.

Pese a tener el logo de la NASA, los trajes fueron hechos por SpaceX. El diseño corrió por cuenta de Fernández, quien tiene una trayectoria en el cine ni más, ni menos que por hacer trajes de superhéroes.

El mexicoamericano ha dejado su huella en el cine de superhéroes por ser el responsable de construir los diferentes uniformes de Wolverine en las primeras películas de X-Men, la mascara de Daredevil (Ben Affleck), el casco de Loki en The Avengers (2012), algunos uniformes de Batman en películas como Batman Returns (1992) y Batman vs. Superman , además de ser el responsable del uniforme de Wonder Woman en Batman v Superman: Dawn of Justice (2016). También diseñó el uniforme de Black Panther y Spider-Man del MCU.

Precisamente, el encargo de Elon Musk a Fernández fue hacer uniformes “heroicos y con estilo” para los astronautas.

Durante una entrevista, el diseñador explicó que los trajes estuvieron pensados para ser ligeros, flexibles y frescos.

Además, Hernández es escultor. Su trabajo se puede ser en cintas como Gremlins (1984), Godzilla (1998), Hombres de negro (1997) y Alien III(1992).

Los trajes de los astronautas

Cuando José Hernández fue contratado por SpaceX, el diseñador pensó, por el nombre de la compañía, que se trataba de una empresa de cine.

En SpaceX querían que Fernández diseñara el traje en dos semanas, un plazo inviable para Fernández. Así que en un principio solo se comprometió a hacer el diseño del casco. Sin embargo Elon Musk descartó las propuestas de otras seis compañías. Así que finalmente Fernández realizó el diseño completo, de acuerdo con información de Forbes.

Seis meses después, con la retroalimentación de Musk, Fernández realizó los diseños que vimos vestir a los astronautas durante el lanzamiento.

Como se vio en la histórica transmisión, es un diseño que se ajusta a las líneas de su cuerpo, ya que Musk quería que fuera un “esmoquin para el espacio”.