Una caída de Joaquín Sabina en la parte frontal del escenario obligó a suspender un momento el concierto que el músico jienense ofrecía este miércoles en el Wizink Center de Madrid junto a Joan Manuel Serrat.

Sin embargo el cantautor y compositor de "19 Días y 500 Noches", "Donde habita el Olvido" y "Por el bulevard de los sueños rotos" tenía preparada una sorpresa inimaginable.

Según confirmó la promotora del mismo, el artista andaluz no sufrió un desmayo, sino una caída, cuando el espectáculo apenas llevaba media hora, sobre las 21:30 horas local.

Joaquín Sabina fue llevado en camilla fuera del escenario para recibir atención médica, aunque según las primeras estimaciones, su estado no era de gravedad.

"Les pedimos unos minutos de tranquilidad y cuando tengamos seguridad de que podemos continuar o no, se lo diremos", dijeron los asistentes a los fans congregados.

Afortunadamante todo quedó en un susto y momentos después Sabina regersó al escenario en silla de ruedas, empujado por el mismo Serrat, para despedirse del público. El cantante explicó que se ha dado un golpe muy fuerte en el hombro y que el concierto quedaba suspendido.

"Estas cosas solo me pasan en Madrid, lo siento muchísimo", agregó el aclamado artista. "Tengo un golpe muy fuerte en el hombro que me duele mucho y hace que tengamos que suspender con todo el dolor".

Joaquín Sabina no logró celebrar de la mejor manera su cumpleaños, ya que el cantante jienense festeja este miércoles 71 años de vida.