El hotel cápsula del Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México, que a menos de seis meses de su inauguración ha recibido a viajeros de 90 países, expandirá el concepto a la Terminal 2 de este mismo aeropuerto.

En entrevista con Notimex, José Martín, socio fundador del hotel llamado Izzzleep, manifestó que el proyecto, cien por ciento mexicano, ha sido bien recibido, lo cual es un incentivo para crecer y montar este tipo de espacios en otros aeropuertos del país y el mundo.

“En poco tiempo estaremos abriendo las instalaciones en la Terminal 2, donde el hotel será más grande y posteriormente es nuestra intención llegar a los aeropuertos de Guadalajara, Monterrey, Tijuana y Cancún. Adicionalmente, se nos ha acercado gente interesada en montar el concepto en Europa y otras partes de América”.

Actualmente, Izzzleep cuenta con dos dormitorios, cada uno con 40 cápsulas, todas de uso individual, área de lockers, resguardo de equipaje y un área de baños con regaderas y retretes.

Creado para cubrir las necesidades de viajeros frecuentes, quienes se ven en la necesidad de un servicio que les permita descansar en un lugar seguro dentro de los aeropuertos, el hotel cápsula ha albergado a hombres y mujeres de entre 30 y 50 años, principalmente.

José Martín recordó que la idea de abrir un hotel cápsula surgió porque él mismo era un viajero frecuente y en alguna ocasión, al caminar por la terminal del aeropuerto capitalino, a altas horas de las noches, se percató de la gran cantidad de personas que pernoctaban sin tener un espacio confortable.

“Fue así que comenzamos a investigar qué había en el mundo para solucionar este tipo de problemática, tras varios viajes, adaptamos el concepto del hotel cápsula japonés, a lo que nosotros queríamos aquí en México”.

En este sentido, explicó que el objetivo se ha cumplido satisfactoriamente: proporcionar un área de descanso segura y limpia a cualquier persona que necesite permanecer determinado tiempo en el aeropuerto, para descansar o asearse.

“Hay gente que tiene un vuelo muy temprano y puede llegar a descansar en la noche aquí en el aeropuerto, otras personas que van llegando de un vuelo y buscan reposar unas horas antes de salir a la ciudad o tomar un baño antes de ir a una junta, ahora tienen la opción de usar nuestras instalaciones”.

José Martín detalló que, aunque el concepto fue creado para hombres viajeros y de negocios, el hotel cápsula ha sido de utilidad una gama más amplia de personas, lo cual es un aliciente para seguir innovando y buscar nuevos espacios como terminales de autobuses para brindar el servicio.

En Izzzleep, el cliente encontrará un espacio para descansar con un colchón con sábanas desechables, puertos usb, enchufes, control de ventilación, luz de relajación, luz blanca, mesa para trabajar, televisión de 32 pulgadas con servicio satelital, Wifi con buena velocidad.

Se cuenta con tres servicios: uso de regadera con un costo de 150 pesos, con impuestos incluidos; uso de baños por 160, y el servicio completo es de 605 pesos más impuesto, este último incluye el derecho al uso de todas las instalaciones desde las 12:00 horas del día que llega, hasta las 10:00 del día siguiente.

“El tipo de hospedaje lo denominamos inteligente, ya que quien decide quedarse con nosotros es porque sabe que en el corto espacio de tiempo que está en el aeropuerto no utilizará el gimnasio o las salas de juntas que tendría en un hotel tradicional se paga por lo que usará únicamente”.