compartir en:

México.- En medio de silbidos, reclamos, gritos y algún insulto, el colombiano Juan Carlos Osorio, técnico de la selección mexicana de futbol, abandonó la Terminal 1 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México sin ofrecer declaraciones respecto al fracaso de su equipo en la Copa Oro.

Ante el clima hostil de algunos seguidores del “Tri” y la búsqueda de repuestas por parte de los representantes de los medios de comunicación, el estratega aceleró su paso para evitar los cuestionamientos.

A su vez, el defensa Raúl López dejó en claro que tras no lograr los objetivos se entiende que exista molestia en la afición.

“Están en su derecho de criticar a todos, tanto jugadores como cuerpo técnico porque no conseguimos lo que teníamos en mente (el campeonato). Son críticas que vamos a aceptar”, apuntó.

Algunos jugadores del representativo mexicano llegaron por la tarde y por la noche a la capital del país, luego de su participación en la Copa Oro, en la que el equipo fue eliminado por Jamaica en semifinales del certamen.