compartir en:

La especialista Maricela Durán Gutiérrez dijo que en la Clínica del Sueño del Hospital Civil de Guadalajara (HCG), alrededor de un tercio de las consultas por problemas de insomnio están asociadas con el uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC).

Indicó que falta obtener los datos duros de corte epidemiológico para tener una cifra precisa en la Clínica del Sueño, "ya que estos son aproximados y similares a los de la Clínica de Trastornos del Sueño de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM)".

Manifestó que en la Clínica del Sueño se reciben a pacientes de todas las edades, pero el problema es más acentuado en adolescentes y adultos jóvenes.

Detalló que entre los motivos de consulta se encuentran el insomnio, la dificultad para iniciar o mantener el sueño, sueño no reparador, cansancio, dificultades de concentración, así como ansiedad y baja académica.

Durán Gutiérrez mencionó que el caso del paciente más joven, es el de un niño de tres años, "el pequeño presentaba síntomas de irritabilidad y no podía quedarse dormido, sus padres se quejaban y decían que a pesar de que le daban el iPad, no se dormía".

Precisó que se calcula que los niños duermen una o dos horas menos de lo que deberían por el uso de dispositivos, "uno de los hábitos del buen dormir es sacar dichos aparatos de la habitación, lo que no hacen muchos menores y adolescentes".

Afirmó que el recién nacido duerme alrededor de 20 horas; el lactante, cerca de 16; niños en edad escolar, 12; el adolecente debería dormir alrededor de ocho o nueve horas y el adulto joven, cerca de siete.

Comentó que durante la noche ocurre la secreción de la hormona de crecimiento, la regulación de péptidos involucrada en el desarrollo de los pequeños y la consolidación de la memoria, pero los niños que no duermen bien tienen además dificultades para memorizar.

Subrayó que 50 por ciento de los insomnes pueden presentar depresión y ansiedad, hay un mal control de la glucosa por no dormir bien.

"Y si a esto se le agrega que la práctica de hábitos saludables han sido remplazados por el uso de la tecnología, eso impacta en el desarrollo mental, psicológico, la estabilidad emocional y en el rendimiento académico", explicó.