Detectar a un psicópata no resulta nada fácil. Pueden ser “personas muy frías y calculadoras” con rasgos de superioridad, pero también “superficialmente encantadores”.
La experta mexicana Feggy Ostrosky, Premio Nacional de Investigación en Psicología en México, explicó que los psicópatas, que representan entre el 1 y el 3 % de la población mundial, “no sienten empatía ni sentimiento de culpa” a la hora de llevar a cabo actos atroces con metodologías muy variables.
Los tres periodos críticos a la hora de delinear la conducta y las condiciones morales son los 3 años, cuando se aprende a leer, y finalmente la adolescencia.
La autora del libro “Mentes Asesinas” aseguró que “los criminales tienen perfectamente claro lo que es el bien y el mal” y cometen actos atroces “porque no tienen una buena regulación de sus impulsos y están llenos de hostilidad y enojo”.
La duda que surge a la hora de concretar qué genera la psicopatía se debate entre la biología y la experiencia de vida, y la respuesta está en el equilibrio de ambos factores.
Pero el cerebro de una persona termina de madurar dentro de un contexto social, lo que muestra la responsabilidad de la ciudadanía y el entorno familiar. “Los psicópatas están presentes en la población y yo digo que las circunstancias actuales les hacen muy eficientes para sobrevivir en este mundo”, declaró.
“El mundo actual ha hecho que nos desensibilicemos ante la violencia y estemos expuestos continuamente”, opinó la experta, quien aludió a la posibilidad de abusar de alguien y exponerlo en un vídeo a través de Youtube.
Ostrosky destacó la necesidad de replantearse la relación con el morbo, ya que “una cosa es que veas qué pasó para que no te pase a ti, y otra que te tomes la foto con el muerto”. Esta afirmación se basa en la observación de una sociedad que requiere cada vez más registrar lo que ve a través de dispositivos, sin escrúpulos para filtrar si el hecho es o no ético.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...