Tras el último día de actividad escolar, decenas de menores aprovecharon para zambullirse en la fuente de Civac, lo cual se ha vuelto una tradición, al ser adaptada como improvisado chapoteadero.

Foto: Luis Flores / DDM