La lucha contra los principales indicadores de la pobreza en el estado tendrá un nuevo impulso a partir de la próxima semana cuando se ponga en marcha la estrategia de “Inclusión Social en Morelos” 2017, en coordinación con los gobiernos federal, estatal y municipales.

Para dar continuidad a la estrategia Morelos Sin Hambre que permitió llevar a los 33 municipios programas sociales y atender de manera directa sus necesidades en materia de infraestructura social, los tres órdenes de gobierno ahora establecerán Mesas de Trabajo Municipales.

“El objetivo de la estrategia es atender la problemática de pobreza en Morelos, en función de las condiciones a las que se enfrente el país en los próximos meses”, dijo el delegado de gobernación en Morelos, Gerardo Cubría.

Destacó el valor que tiene el continuar con el trabajo coordinado entre los tres niveles de gobierno y la población, lo que garantiza resultados óptimos, como ya lo reflejó Morelos Sin Hambre durante 2016.

La estrategia de “Inclusión Social Morelos” aprovecha las experiencias de “Morelos sin hambre”; mantiene los procesos de planeación con prioridad sociales y potencia el uso de recursos, coincidieron los responsables de Desarrollo Social Federal, Jorge Meade, y estatal, Blanca Almazo Rogel.

Tras el anuncio de la estrategia el pasado 17 de enero, el próximo lunes los responsables presentarán el plan de trabajo en el que participan todas las dependencia, así como se instalarán las mesas de trabajo de Alimentación, Ingreso, Vivienda, Educación, Salud y Seguridad Social.

Almazo Rogel explicó que este cambio busca dar una visión más local con una activa participación de los municipios, quienes en las mesas de trabajo conocerán la oferta en materia presupuestal existente y de esta forma direccionar las obras en las zonas donde más se requieran.

El delegado federal de Desarrollo Social, por su parte, enfatizó que el reto será diseñar, organizar y alinear los planes a corto, mediano y largo plazo para alcanzar los objetivos de revertir la pobreza multidimensional existente en Morelos.

Aunque los resultados fueron positivos durante 2017 y se espera sean validados próximamente, se continuará trabajando en aquellas zonas donde más se necesite y sea necesaria la atención, coincidieron Almazo y Meade.

La primera fase de la estrategia será establecer las mesas de trabajo, que fungirán como “ventanilla única” donde se desarrollara el plan de inversión a partir de Proyectos y Territorios prioritarios, para luego establecer metas a revisar en los meses siguientes.

Algunos de los resultados de Morelos Sin Hambre fueron 35 Jornadas de Fortalecimiento Municipal donde participaron 20 mil personas, la certificación de 16 mil personas en primaria y secundaria, y la afiliación de 94 mil personas al Seguro Popular.

Se logró la apertura de 42 nuevas tiendas Liconsa y Diconsa, se benefició a 105 mil personas con el sistema de alimentación y nutrición del DIF, y se afilió a 10,500 mujeres en el Seguro de Vida para Jefas de Familia, entre otros.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...