compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- En los últimos dos años, la edad de las víctimas de trata de personas ha disminuido de los 14 y 12 años a 10 y hasta 8 años debido, en un importante porcentaje, al uso de las redes sociales, señaló la representante en Morelos de Ciudadanos Unidos Contra la Trata de Personas, Érika Cortés Martínez.
Con la finalidad de que el problema sea atacado, indicó que la asociación impulsa una iniciativa de reforma de la Ley General en la materia en la que se considere algún tipo de regulación sobre las redes sociales.
Cortes Martínez informó que la organización Ciudadanos Unidos Contra la Trata de Personas recauda en Morelos firmas para impulsar esta reforma al marco legal que, además, plantea liberar a las víctimas de presentar las pruebas del delito, y que esto sea una obligación del Ministerio Público.
La ex diputada panista dijo que el proyecto pretende reunir un millón de firmas en el país, que respalden la iniciativa de enmienda ante el Congreso de la Unión.

Iniciativa social
Esta semana inició la solicitud de firmas en la entidad, pero la iniciativa será reforzada con un evento informativo y de sensibilización sobre el problema de trata de personas, del que Morelos no está exento, en el Museo de la Ciudad, indicó la ex diputada.
Se trata de una iniciativa totalmente de la sociedad civil que plantea una reforma a la Ley General contra la Trata de Personas, modificada por última vez hace cinco años, detalló.
Agregó que como resultado del acompañamiento que la asociación ha dado a las víctimas en este lapso, se ha confirmado que están en desventaja con los culpables del delito.

Se trata de:
Captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación.

 

Por: ANTONIETA SÁNCHEZ
[email protected]