compartir en:

Público asistente a la exhibición “Bestiario” se adentró en un viaje salvaje al observar las piezas únicas que evocan criaturas legendarias con atributos animales y humanos, portadores de virtudes o perversiones, representantes de la dualidad de significados o de lo completamente opuesto.
Carlos Marín, nacido en Uruapan, Michoacán en 1959, presentó su obra que asemeja la transformación de bestias a dioses, extraídos del barro de la tierra y de la naturaleza a convertirse en sujetos que se relacionan por medio del habla y del lenguaje. 
El artista estudió Diseño Gráfico en la Academia de San Carlos, hizo diseño por muchos años sin dejar nunca la escultura y el dibujo, hasta que en el año 2000 decidió dedicarse profesionalmente al arte.
Los presentes tuvieron la oportunidad de conversar con el artista, con el objetivo de preguntarle sobre su inspiración, su método, sus experiencias y así poder conocer más de esta exhibición, que muestra cuerpos desnudos que dejan entrever trazos de ropa dentro de escenarios antagónicos, mezclándose nuestro verdadero yo y el peso que representan, desarrollando distintos diálogos con diversas fieras.
La exposición tendrá permanencia hasta el 20 de Agosto de 2016.

Por: Alfredo Valdez
[email protected]