compartir en:

México.- La agresión al Poder Legislativo de Venezuela, independientemente de cuál haya sido su motivación u origen, es algo absolutamente inaceptable, aseveró el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray Caso.

Indicó que “en una democracia, la división de poderes es un principio esencial, insustituible, y lo hemos dicho muchas veces: el hecho de que se desconozca la autoridad del Poder Legislativo venezolano, que es la Asamblea Nacional, y que ahora sufra agresiones, es algo absolutamente inaceptable”.

En entrevista a bordo del avión presidencial, en el trayecto hacia Europa donde el presidente Enrique Peña Nieto realizará una gira de trabajo, indicó que México expresa su absoluta disposición para por la vía diplomática, contribuir a resolver la la crisis en el país sudamericano, aunque “la responsabilidad política a final de cuentas recae en el presidente Maduro y en su gobierno”.

Al expresar su deseo de que las lesiones que sufrieron los legisladores en este ataque ocurrido durante la conmemoración del Día de la Independencia venezolana, no sean de consecuencias graves, el canciller mexicano condenó los hechos y particularmente las agresiones en contra del Poder Legislativo.

Videgaray Caso señaló que México seguirá de manera muy cercana los hechos, y refrendó la disposición del gobierno mexicano de contribuir, por la vía diplomática, a que a través de la negociación política y el acuerdo se restablezcan la paz y la democracia representativa de la división de poderes en Venezuela.

La posición de México, recalcó, es de solidaridad con el pueblo venezolano, “de grave preocupación por lo que ha venido ocurriendo y lo que ocurrió hoy, de absoluta condena a los hechos de violencia ocurridos el día de hoy contra un Poder Legislativo”, lo que es inaceptable en una democracia, intolerable en un pueblo en donde debe prevalecer el respeto y la división entre poderes, subrayó.

El canciller afirmó que México continuará haciendo llamados, como lo ha venido haciendo ante hechos de esta gravedad, porque hoy “en una nación que se precie de ser democrática, se ha atacado con violencia, se ha agredido a diputados electos por el pueblo, en el propio recinto legislativo. Eso no puede pasar inadvertido y no pasa inadvertido para el gobierno de México”.