Cuernavaca, MORELOS.- La fuerza de la naturaleza generó devastación en diversas entidades, sin embargo, también ha develado secretos guardados.
Ejemplo de ello, es el hallazgo que especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia  hicieron de una subestructura localizada al interior de la pirámide en la Zona Arqueológica de Teopanzolco.
Tras el sismo, la parte alta de la pirámide, en el centro de la estructura, entre los templos de Tláloc y Huitzilopochtli, se presentó un hundimiento, por lo que se decidió hacer dos pozos de sondeo, al interior del Templo de Tláloc, para apreciar el estado del centro de la estructura.
Así, durante esta labor, encabezada por las arqueólogas Bárbara Konieczna y Georgia Iris Bravo López, se descubrieron restos del edificio más antiguo que se ha localizado en Teopanzolco: bajo el empedrado que se le colocó durante el siglo XX, se encontró un relleno masivo conformado por grandes rocas de basalto, que estaba cubriendo una subestructura que presentaba muros revestidos de estuco, prácticamente pulverizados, una banqueta y restos de una pilastra.

Por: Ddm Redacción
[email protected]


Loading...