compartir en:

Washington.- La administración del presidente Donald Trump impuso hoy nuevas sanciones en contra de Irán en represalia por el lanzamiento al espacio de un cohete con satélites conducido por Teherán el jueves pasado, y que fue calificado por la Casa Blanca como una provocación.

“Estas sanciones se dirigen a entidades clave involucradas en el programa de misiles balísticos de Irán, y destacan la profunda preocupación de Estados Unidos con el desarrollo continuo de Irán y pruebas de misiles balísticos y otros comportamientos provocativos”, señaló el secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin.

Las nuevas sanciones anunciadas este viernes por el Departamento del Tesoro son adicionales a las que la Cámara de Representantes le impuso el martes pasado al régimen iraní, y reafirmaron la intención de la administración Trump de mantener una política dura hacia Teherán.

La prueba conducida por Irán con un cohete "Simorgh", que transportaba satélites iraníes, no está cobijada por el acuerdo nuclear que ese régimen alcanzó en 2015 con los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y la Unión Europea.

Bajo el acuerdo, Irán accedió a modificar de manera sustancial su programa de enriquecimiento de uranio de su programa nuclear, y someterse a inspecciones de verificación, a cambio de lo cual se relajaron las sanciones económicas existentes.

La semana pasada, la administración Trump certificó que Irán está cumpliendo con los términos del acuerdo nuclear, aunque ello no significó el desistimiento de la retórica dura, evidenciada este viernes al insistir en el nexo militar de esta prueba.

“Los vehículos de lanzamiento espacial utilizan tecnologías que están estrechamente relacionadas con las de un misil balístico intercontinental y este lanzamiento representa un paso amenazante por parte de Irán”, indicó el Departamento del Tesoro en un comunicado.

Las sanciones afectaron a seis subsidiarias del Grupo Industrial Shahid Hemmat (SHIG), una entidad central del programa de misiles balísticos de Irán, las cuales no podrán conducir operaciones a través del sistema financiero de Estados Unidos, y verán congelados todos sus bienes bajo jurisdicción de este país.

Mnuchin dijo que Estados Unidos mantendrá una actitud agresiva frente a toda las actividades relacionadas con los misiles balísticos de Irán, “ya sea un provocativo lanzamiento espacial o su desarrollo de amenazantes sistemas de misiles balísticos".