No es una escena de una película de ciencia ficción: es el humo de los incendios en San Francisco, California, que ha eclipsado por completo el Sol dando esas tonalidades rojizas durante esta mañana.