Con la llegada al mercado de cámaras como la LG 360 Cam comienzan a popularizarse las imágenes y vídeos en 360º. La experiencia es realmente espectacular Lo último en fotografía y vídeo son los contenidos inmersivos y en 360 grados, es decir, aquellos que permiten explorar cada rincón de la escena: mover la imagen para ver el cielo, el suelo, el sujeto… No pueden capturarse con una cámara cualquiera porque es necesaria la presencia de dos o más sensores que registren cada ángulo. La buena noticia es que ya se pueden encontrar bastantes modelos en el mercado que lo hacen posible. Un ejemplo es la LG 360 Cam, que se anuncia como uno de los accesorios del smartphone LG G5, aunque es compatible con prácticamente cualquier terminal Android e iOS. LG 360 Cam tiene un diseño alargado de plástico bastante resistente. En su extremo superior se sitúan dos sensores frente a frente, de 13 megapíxeles cada uno y con una amplitud de 200 grados. Posee muy pocos controles: un botón de encendido y apagado y otro que funciona a modo de disparador. Por lo demás, incorpora en su parte inferior una pestaña para insertar una tarjeta microSD (no incluida) y un conector USB tipo C para recargar su batería interna, que proporciona una autonomía aproximada de una hora. Además, viene protegida con una funda rígida bastante resistente que, una vez retirada, se sitúa en la parte inferior del dispositivo para ampliar la zona de agarre.

 

 

Nota recomendada Apple afirma que Spotify quiere un “trato preferencial”