CUAUTLA, MORELOS.- Grupos religiosos como la iglesia cristiana La Vid, de Cuautla, son un verdadero peligro para la sociedad, no sólo porque empobrecen económicamente a la gente que los sigue, sino que también les provocan severas afectaciones sicológicas.

Así lo advierten especialistas en el análisis de este fenómeno, que en el caso de la agrupación que encabezan en Cuautla los pastores Vicente y Evelia (“Bella”), así como su operadora financiera e hija Lesem, convierte a estos en millonarios a costa de la desgracia de sus fieles.

Los especialistas indican que desde el punto de vista sociológico y psicológico, la columna vertebral de “La Vid” es provocar la dependencia de sus seguidores al grupo y la obligación de aportar dinero o bienes personales y familiares constantemente.

Incluso, cuando los seguidores de la iglesia no tienen mayor capacidad de “sembrar” (entregar dinero u otros bienes), se les lleva a solicitar préstamos y, en el último de los casos, se les utiliza como fuerza de trabajo gratuita en calidad de “servidores”.

Se trata de una esclavitud voluntaria, lo que en el terreno psicológico puede llevar a los feligreses a cambios cíclicos eufóricos y depresivos, además de reducción en la capacidad de mantener relaciones normales con gente ajena al grupo.

Quienes caen y se someten al manejo abusivo de pastores como Vicente y Evelia son víctimas o están en proceso de perder la capacidad intelectual y de cuadros neuróticos, psicóticos y hasta suicidas.

El modus operandi de los líderes de la iglesia La Vid de Cuautla para someter a su voluntad de sus seguidores está en el terreno de la sugestión y hasta una suave hipnosis a través de supuestas meditaciones, plegarias y ejercicios de “purificación”. 

La Vid busca de sus fieles la dedicación total a través de la manipulación que consiguen a partir de conocer sus pecados, para luego usar esa información como instrumento de extorsión: si no hacen lo que sus pastores les dicen, nunca lograrán el perdón divino.

La nueva guía de la vida de los seguidores no es genuinamente La Biblia, sino la mañosa interpretación que los pastores hacen de ella a través de textos como “No es por vista” del gurú guatemalteco ‘Cash’ Luna, lleno de mensajes subliminales desde su portada que invoca a la fe.

Una evidencia del flagrante abuso de Vicente y Evelia sobre sus seguidores es la muy utilizada frase siguiente: “A Dios le gusta que le pidamos, pero también que lo honremos con nuestras ofrendas. Que tu petición esté acompañada de una ofrenda de amor a nuestro Padre.”

Cuando se ha fijado en los feligreses el sentimiento de pecadores y aparecen sentimientos de miedo y odio, así como rechazo a otro mundo que no sea el de la prometida salvación, son presa fácil para someterlos a “diezmar”, donar, “sembrar” u otra forma de que entreguen sus bienes.

Es ahí donde la estrategia del fraude toma forma en los “Encuentros” con costo de 4 mil pesos, la “Academia” de 5 mil pesos y los “Servicios” donde deben ofrendar una y otra vez.

“Prejos”, “Igle-kids”, “Campo Amigos”, “Visio-Ingeniería”, “Curso de Servidores” y “Mujeres en Victoria”, son otras herramientas con los que los pastores de la iglesia La Vid obtienen un monto aproximado al millón de pesos al mes de sus enajenados fieles. 

Cotizan. Cuestan miles de pesos los servicios de La Vid Cuautla.

Por: STAFF DDM / local@diariodemorelos.com


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado