compartir en:

Al sonar la marcha nupcial, todos los invitados observaron la entrada del  cortejo nupcial que inició con pequeñas niñas quienes adornaron con pétalos de rosa el camino de la novia hacia el altar; Daniela iba del brazo de su hermano Gerardo Díaz Barriga. 

Durante una misa al aire libre, el sacerdote  bendijo esta unión, en la que los ahora esposos recibieron las arras, una vela que iluminará su camino y el tradicional lazo, de parte de sus padrinos junto con las bendiciones de los presentes, en especial la de sus padres y hermanos. 

Su historia de amor comenzó desde que eran jóvenes, pero pasaron años antes de ser novios y darse cuenta que son el uno para el otro. Para pedirle a Daniela que fueran compañeros de vida, Hugo Manuel preparó una cena romántica y le propuso matrimonio, ella respondió con un rotundo sí. 

Después de que la pareja expresara sus votos, para ser declarados marido y mujer, terminó la celebración religiosa con un gran aplauso, continuando con un coctel previo a la ceremonia por el civil, en la que  firmaron su compromiso como esposos, recibiendo las felicitaciones de sus seres queridos.