compartir en:

Este lunes es el día de los “mandilones” y ¿qué es un mandilón? se dice que es aquel hombre que realiza labores del hogar o que está a cargo de los niños mientras la mujer sale a trabajar. Todos conocemos a uno y aunque no están orgullosos “sí les da pena aceptarlo”-

“En mi casa tenemos un trato, mi mujer lava mi ropa y yo la plancho, a mí me toca limpiar el baño y a ella llevar a nuestros hijos al colegio, yo hago los trabajos pesados y ella la comida. Eso no me hace mandilón, al contrario me hace una persona feliz”, cuenta Alan a Letra Roja, quien de lunes a viernes trabaja de las 8 de la mañana a las cuatro de la tarde en una oficina pública.

Desde su perspectiva, Alan sostiene que vivimos en una sociedad “machista” y por eso hay muchos “mandilones de clóset”, es decir, “en el trabajo presumen de ser muy machistas, y en su casa los fines de semana se dedican a labores propios del hogar”.

Gabriel, quien desde hace 15 años está casado y tiene dos hijos, afirma que todos los hombres son mandilones, pero no lo aceptan, “hay grados de mandilones, no puedes juzgar a una hombre que por azares del destino tiene que quedarse en la casa a planchar lavar y cuidar a los niños mientras su esposa sale a trabajar, ¡a lo mejor el no encontró trabajo y su esposa sí! eso no lo hace mandilón, sostiene.

Él acepta que los fines de semana descansa y apoya a su esposa en los quehaceres de la casa. Le toca lavar la ropa, los trastes y trapear, aunque advierte: “pero nunca me verás ponerme un mandil”, ¡eso nunca!.

Los especialistas señalan que el término de “mandilón” se usa solamente para burlarse de los hombres que ayudan en las tareas del hogar, esto no es nada malo, al contrario es bueno que apoyen porque la mayoría de las parejas trabajan y todos tienen obligaciones.

“Sí voy, pero deja le pregunto a mi domadora, “No soy mandilón, me gusta verla feliz, que es diferente”, “No soy mandilón soy hogareño”, “No soy mandilón, sólo hago lo que dice mi mujer”.

Para algunos estas son frases que definen a un mandilón, pero para otros “en una pareja los dos deben ayudarse y repartirse las tareas”.

“Tengo un hermano mayor que yo, y siempre que tenía oportunidad me decía que yo era un mandilón, pero ¿sabes algo ? yo vivía feliz, y hoy en día sigo siendo feliz con mi esposa en cambio mi hermano que no es mandilón y sí,muy macho se la pasa peleando con mi cuñada, la golpea, los hijos crecieron en medio de la violencia familiar. Yo prefiero ser mandilón y vivir en paz que ser macho, y vivir como perros contra gatos”, señalan Abraham.

“Mi padre, solía decir que a la mujer ni todo el amor ni todo el dinero, luego entonces, nada con exceso, todo con medida, todo depende del cristal con que se mire” señala otro entrevistado.