compartir en:

México.- Este 10 de octubre se celebra el Día Nacional de las Cactáceas, a fin de reconocer y valorar las más de 550 especies de cactus mexicanos, de las cuales 70 por ciento son endémicas.

En la cuenta @gobmx de Twitter, el gobierno federal escribió “¡El Día Nacional de las #Cactáceas nos recuerda el enorme valor de esas plantas para México, mientras que la Semarnat, en @SEMARNAT_mx indicó “¡Hoy es Día Nacional de las #Cactáceas! Para México constituyen una riqueza extraordinaria”.

Por su parte, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), en su cuenta @CONANP_mx de la red social, detalló que las cactáceas viven principalmente en zonas donde existe escasez de agua y se trata de una familia exclusiva de América.

“En Barranca de #Metztitlán, #Hidalgo, habitan diversas especies de #Cactáceas, como la biznaga gigante, órgano cimarrón y garambullo”, refirió.

De acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), con esta fecha, declarada en 2009, se busca destacar la riqueza extraordinaria de estas plantas por la diversidad de sus formas, colores y los servicios ambientales y económicos que prestan.

Detalló que la presencia de los cactus entre la riqueza florística del país está representada por biznagas, órganos y nopales, que conforman el grupo vegetal que generan en México una derrama anual de 400 millones de pesos.

Refirió que la NOM-059-2001(SEMARNAT 2002) incluye 285 especies de cactos en alguna categoría de protección, de las cuales 58 por ciento está bajo protección especial, 31 por ciento está en amenaza y 11 por ciento en peligro de extinción.

De los cactos protegidos, precisó que 86 por ciento es de especies endémicas y la extracción ilegal es responsable del deterioro de numerosas poblaciones de esas plantas, en tanto que las regiones áridas y semiáridas y la zona norte-centro del país reúnen las mayores concentraciones de cactus amenazados del país.

La dependencia agregó que entre 1996 y 2000, Holanda y México incautaron ocho mil especímenes de cactus mexicanos, y Estados Unidos decomisó mil 180, aunque el saqueo del hábitat natural responde a una gran demanda en los Países Bajos, Alemania y Checoeslovaquia, sobre todo.