compartir en:

Con el toque de silencio, 200 mil personas reunidas en el Zócalo de la Ciudad de México para el concierto “Estamos Unidos Mexicanos” guardaron un minuto de silencio en recuerdo de los caídos en el sismo del 19 de septiembre.

Levantaron el puño, tal como se hacía en los derrumbes cuando se pedía silencio a los brigadistas para encontrar a algún sobreviviente.

En el escenario, los binomios caninos y representantes del Ejército, la Armada, la Cruz Roja, Protección Civil, Policía capitalina, entre otros, también levantaron el puño.

Un niño oaxaqueño cantó el himno nacional acompañado por los asistentes.

El concierto comenzó, al pie de Catedral, en punto de las 5 de la tarde con “Bronco”.

El Zócalo estaba lleno. No cabía una sola persona.

“México siempre está unido”, dijo Alejandra Rosario, una asistente.

Siguieron Camila, Carlos Rivera, Julieta Venegas, Sin Bandera, un combinado de Rock en tu idioma, Carla Morrison y Ha-Ash.

“Estar aquí también es bonito porque es el Zócalo, es la historia de México”, mencionó Liz Reyes, asistente.

Tres mil elementos de diversos agrupamientos de la Secretaría de Seguridad Pública local estuvieron al pendiente de que no se registraran incidentes.

Y realizaron patrullajes en las calles 5 de Febrero, 16 de Septiembre, Eje Central, Regina, República de Uruguay y del Salvador para inhibir la venta de alcohol y evitar la comisión de delitos. Algunos pasaron la valla de seguridad para intentar llegar al Zócalo.

A las 19:50 comenzó el minuto de silencio en memoria de las víctimas del 19 de septiembre. Después, los asistentes entonaron el Himno Nacional.

En el escenario siguió Pepe Aguilar, luego Jarabe de Palo, Emanuel, Mijares y Timbiriche, agrupación que puso a cantar a todo el Zócalo.

Después se proyectó un video de Roger Waters y uno más de Diego Luna.

México está de pie otra vez. Frente al rugir de nuestra tierra, respondimos con amor propio, con amor al prójimo, con amor por lo que somos y por lo que volveremos a ser. Los mexicanos estamos unidos”, afirmó.

Siguió el turno de Enrique Bunbury al ritmo de mariachi, luego Mon Laferte encendió al público y más tarde, Miguel Bosé.

Para cerrar, se presentaron Los Ángeles Azules acompañados de Ximena Sariñana y Jay de la Cueva.

Las luces de los celulares se encendieron y el concierto terminó.

¡Es un orgullo ser mexicano!”, aseguró Axel Flores al terminar el concierto.

El Gobierno de la Ciudad de México reportó saldo blanco.