El sujeto de 31 años de edad, acudió a un estudio profesional para tatuarse en la pierna derecha una cruz con unas manos en posición de oración y la frase "Jesús es mi vida", pero todo empeoró al no seguir al pie de la letra las recomendaciones sugeridas de mantener limpia la zona mientras el tatuaje sanaba y prefirió ir al mar con la "herida" recién hecha.

Luego de una semana, el hombre comenzó a tener fiebre, escalofríos y la zona se veía afectada, por lo que acudió a un hospital en Dallas.

“Ya estaba en las primeras etapas del shock séptico, y sus riñones ya habían tenido alguna lesión”, mencionó uno de los médicos.

Tras realizarle estudios, los médicos detectaron una bacteria que se encuentra en el agua costera.

Aunado a eso, le enfermedad hepática que la víctima padecía también empeoró las cosas, por lo que los doctores no pudieron salvarle la vida.

Los hechos ocurrieron el año pasado, pero hasta ahora el hospital dio a conocer el caso.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...